Centro de Cáncer busca negociar con aseguradoras para retener médicos

Impacto. La llegada de la junta de control fiscal podría tener un impacto sobre el hospital, ya que el presupuesto se da mediante asignaciones legislativas

Por Sarah Vázquez @SarahFVazquez
“Con el nuevo hospital se podrá acortar significativamente la brecha entre el diagnóstico y el tratamiento al paciente”- Robert Hunter, director médico del Centro Comprensivo de Cáncer

Mientras que miembros de la clase médica se van de la isla por las dificultades con las aseguradoras, la Junta de Directores del Centro Comprensivo de Cáncer (CCCUPR) comenzó las negociaciones con los planes médicos de cara a la apertura del hospital en octubre. 

Así lo detalló el director ejecutivo interino del centro, Luis Clavell, quien reconoció que no están ajenos a los traspiés que tiene la clase médica con las aseguradoras.  El doctor indicó que buscan que los planes médicos brinden una cobertura basada en las guías preestablecida sobre cómo se deben tratar los distintos tipos de cáncer para así evitar la dilación de los tratamientos.

“Estamos en la fase ahora de que tendremos que  utilizar todo nuestro cloud social y político para argumentar frente a las aseguradoras cuál es el tratamiento apropiado para estas condiciones y de tal manera podamos negociar. Hay unos algoritmos de cuáles son los tratamientos que se le deben ofrecer a un paciente de cáncer”, precisó el galeno, quien explicó que lo que buscan es que sea un paquete de tratamientos.

De hecho, Clavell puntualizó que los investigadores en ciencias poblacionales están indagando sobre cuáles son los factores que inciden en que un paciente tarde en recibir tratamiento. “Desde que tuvo el primer síntoma, cuánto tiempo se tardó en buscar ayuda médica; si fue a consulta, cuánto tiempo se tardaron en hacer el diagnóstico definitivo; desde cuándo se comenzó el tratamiento, y dónde están los huecos, dónde está la dificultad (para recibir tratamiento)”, precisó.

Y es que el director médico del CCCUPR, Robert Hunter, apuntó que la fin del hospital es ofrecer varios tratamientos al paciente de manera simultánea.

“Se le ofrece al paciente medicina a nivel del 2016 y se evalúa si otros componentes pueden ayudar, como con la inmunoterapia, o manipulación genética, o radiación a menos cirugía”, detalló el doctor, al tiempo que dijo que “la idea es que al paciente se le ofrezca la medicina más moderna, pero a la vez contribuir en cuál va a ser la medicina del mañana, particularmente en la población hispana que está pobremente representada en los estudios clínicos”.

Por otra parte, Clavell aseveró que la llegada de la junta de control fiscal a la isla, que debe estar constituida antes del 15 de septiembre, podría tener un impacto en las asignaciones presupuestarias del centro.

“Podría. Nosotros pues creemos que tenemos fuertes argumentos para que la junta entienda que esta es la mejor forma de estimular la economía. Son 400 empleados, retención de médicos, y un ejemplo es que una forma en la que el Gobierno federal ha tratado de mejorar la economía en la ciudad de Buffalo es que ha invertido en lo que se llama Roswell Park Cancer Institute”, detalló el director ejecutivo interino.

A esto Hunter agregó que, por cada dólar que invierte el Estado en este tipo de proyecto, se inyectan de $3 a $4 millones en fondos alternos.

A principios de octubre, el hospital comenzará operaciones luego de un periodo de construcción que inició con la aprobación de la Ley 230 en 2004.
 
 

Loading...
Revisa el siguiente artículo