Representará a Puerto Rico en el World Class Global

Jorge Buch, propietario de La Coctelera, se encuentra listo para la competencia World Class Global en Miami.

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

El mixólogo y propietario de La Coctelera, Jorge Buch, se convirtió en el World Class Bartender Puerto Rico 2016 para representar a la isla en la competencia final global en Miami.

“Yo creo que este es el momento para que gane un latino. Es momento de demostrar que nosotros, los latinos, tenemos talento, de demostrar nuestras destrezas y meterle pasión”, declaró.

El nuevo embajador de Puerto Rico expresó a Metro que confiaba en que prevalecería porque había trabajado duro para lograrlo y confiaba en sí mismo. Este el cuarto año que Buch participa en la competencia local.

“Siempre hay nervios cada vez que uno presenta, y trabajar bajo presión no es fácil. Pero esto es parte de un proceso de aprendizaje”, admitió.

En el tercer y decisivo reto, el Pop Up Bar, durante la competencia local que se llevó a cabo en el Condado, Buch se midió con el finalista Edwin Borrero, y ambos tuvieron que crear su propio concepto de barra y menú, resaltando su estilo y personalidad como mixólogos.

El ganador le dio un toque antiguo a su decoración, creando llamativos cocteles, como el Perfect Shave, Goldilocks, The Gossip y, finalmente, el Tesla, emblemático de La Coctelera, servido dentro de una bombilla.

Buch reconoce que prefiere trabajar con espíritus oscuros añejos porque, a su juicio, les brindan más complejidad y personalidad a sus propuestas.

“Siempre tengo muchas ideas. Lo que cuesta es el tiempo para ponerlas en práctica, y, dentro del poco tiempo que tenemos, tratamos de hacerlas y perfeccionarlas”, señaló.

Una de las características que se destaca de su personalidad es su atención a los detalles.

“Me gusta trabajar superlimpio, pero a veces es más importante trabajar con el tiempo.  Siento que domino bien la velocidad, pero, en ocasiones, también tienes que trabajar pausado, porque hay una disciplina dentro de todo. También debes ser un poco pausado para hacer una buena presentación”, apuntó.

De su profesión lo que más disfruta “es poder brindarles a las personas un servicio como parte de una experiencia”.

“La comida, la bebida, el servicio y la hospitalidad son parte de esa experiencia. Tiene que haber un junte de todo esto para que sea memorable”, expuso.

Antes de representarnos en la final global en Miami a finales de septiembre, Buch viajará a un bootcamp, donde entrenará por una semana en México.

La World Class Competition, que por ocho años consecutivos se lleva a cabo en más de 50 países de manera simultánea, cuenta con el portafolio de lujo más extenso, como los vodkas Ketel One y Cîroc, el tequila Don Julio, el ron Zacapa, la ginebra Tanqueray No. Ten, el whisky escocés Johnnie Walker Deluxe y el whisky americano Bulleit.

Preguntas rápdias:

•    ¿Cómo te preparaste para la competencia local? Pasé días sin dormir (risas).

•    ¿Es difícil ser mixólogo? No, eso se aprende con el tiempo. Tú puedes ser tremendo mixólogo y saber mezclar, pero hay muchos detalles que se van aprendiendo con la experiencia. Tenemos que aprender a agilizar el proceso sin afectar el producto final. Eso es bien importante. 

•    Un consejo a los que quieran seguir tus pasos:  Mi consejo a los que quieran participar es que sean creativos y que aprendan. Casi nadie gana la primera vez que se presenta, pero de cada oportunidad se aprende y vas perfeccionándote. Lo importante es no quitarse, seguir aprendiendo nuevas tendencias y mirar lo que están haciendo los demás para no quedarte atrás.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo