Un niño peculiar que vivió entre lo trágico y lo cómico

Por Gabriela Acosta, MWN

var VideoTV=”b4vtdv5bAp/country/”+nombre_pais(return_pais())+”/section/entretencion/device/Desktop/type/embed/autostart/true/volume/0″;

Tim Burton no suele moverse bien frente a los reflectores, por lo que prefiere la oscuridad y los rincones para sentirse libre y crear sus propias historias. El reconocido cineasta trae su nuevo trabajo: Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children como una forma de reflejarse ante la visión que tiene el mundo de él. El director mantiene su jerarquía en Hollywood y sigue siendo un hombre poderoso.

Al cineasta no le preocupa mucho la fama, que más que desconcertarlo lo impresiona por todo lo que trae consigo. Tim Burton acepta que su mente no para de crear historias. Su mundo va girando en forma de personajes y constantes dibujos, mientras que sigue en los detalles de lo que será la segunda parte de Beetlejuice. Hoy nos comparte parte del proceso de la cinta Miss Peregrine’s Home for Peculiar Children.

¿Qué motivó retomar esta historia de Riggs?
—En algún momento de nuestras vidas nos hemos sentido inadaptados y tenemos que luchar para ser entendidos. Quizá fui un niño “peculiar”, que vivió entre lo trágico y lo cómico. Por eso me atrajo la novela de Ransom Riggs y el enfoque que hizo a través de las imágenes; eso me atrapó.

Señala que era un niño peculiar. ¿Fue eso bueno o malo?
—Tengo mis propias peculiaridades, y, como todos, guardamos algunas heridas de la escuela secundaria. Eso tiene sentido para mí. De niño nunca olvidas esos sentimientos de ser diferente. Permanecen contigo para siempre. A mí me señalaban de “peculiar” porque me encantaban las películas de monstruos. Así que pasas por ese tipo de cosas en tu infancia y, en ocasiones, más tarde en la vida. Hay muchas personas allá afuera que así se sienten. Lo importante es darle un sentido a esa diferencia.

¿Son los monstruos sus enemigos o aliados?
—Nunca he tenido miedo de una película de monstruos en absoluto. Era extraño cómo monstruos siempre se perciben como malos, y, en la mayoría de las películas de monstruos, rara vez son malas. Y a los niños les encanta vestir como monstruos. Creo que es una gran liberación para los pequeños niños, los trajes y máscaras; de alguna manera te hacen sentir “normal”. Es como revelador y liberador, porque quienes no siguen los estereotipos de la belleza y la moda los tachan de “raros”. La gente piensa que soy “raro” por mi cabello, mi lado oscuro y mis películas (risas), y la verdad quizá sí lo sea (risas).

¿Cómo es su proceso de creación?

—No es tan complicado. Suelo dibujar todo. Soy muy visual y eso me ayuda a conseguir los pensamientos de adentro hacia afuera. Con Miss Peregrine todo surgió como una especie de cuento popular con una historia de terror de los niños, pero con un aspecto humano.

¿Qué tanta libertad tuvo para llevar la historia al cine?
—Te digo algo. Yo no conocía el libro, pero sabía que la novela de Ransom Riggs publicada en el 2011 fue un éxito mundial y encabezó la lista de bestsellers. Lo leí un poco tarde, pero lo disfruté. Me gustó la forma en que Ransom construyó esta historia alrededor de estas fotografías antiguas. Ahí empezó la conexión inmediata, porque me encantan las fotografías viejas. Creo que Riggs es muy parecido a mí, algo extraño.

¿De qué trata?

•    ADAPTACIÓN. De la novela homónima de Ransom Riggs. Una isla misteriosa. Un orfanato abandonado. Una extraña colección de fotografías muy curiosas. Todo aguarda a ser descubierto en Miss Peregrine y los niños peculiares, una inolvidable novela que mezcla ficción y fotografía en una emocionante experiencia de lectura. Nuestra historia comienza cuando una horrenda tragedia familiar deja a Jacob, de 16 años, viajando por una remota isla en la costa de Gales, donde descubre las ruinas del hogar para niños peculiares de
Miss Peregrine.

Loading...
Revisa el siguiente artículo