Herman Nadal: “La profesión también me escogió a mí”

Por David Cordero @David_cmercado

Las máquinas de coser y la moda han rodeado la vida de Herman Nadal desde siempre. Tanto su abuela materna como la paterna dedicaron gran parte de su vida a trabajar en las fábricas de costura, que hasta hace unos años empleaban a miles de puertorriqueñas.

Y como dice el dicho —que lo que se hereda no se hurta—, Nadal, novel diseñador de 21 años y finalista de la competencia Revelación Moda, que se transmite por Univisión Puerto Rico, decidió que quería formarse dentro del taller de costura de la Escuela Vocacional Metropolitana Miguel Sush, donde cursó sus años de escuela superior.

“Al principio yo dije que la costura no era lo mío, porque no era el mejor cosiendo en la clase. Era el mejor ilustrando, pero no cosiendo. Poco a poco fui mejorando mi técnica hasta lo que soy ahora. Creo que he perseverado, así como lo he hecho en la competencia”, afirmó Nadal, quien se ha destacado en Revelación moda especialmente durante las últimas semanas, logrando convertirse en el ganador del reto de costura a mano, el reto del reconocido diseñador puertorriqueño Eddie Guerrero, el premio al mejor ilustrador y la puntuación más alta en diseño y confección de traje de baño.

“Yo entré sin expectativas. Al principio siempre estuve en esa zona safe, donde nunca fui el mejor ni el peor, luego llega el reto más difícil —el de costura a mano—, lo gano, y creo que eso me motivó más”, expresó el diseñador.

Pero en su corta carrera Nadal ha cosechado otros éxitos previos a Revelación moda, que son la base del diseñador que sábado a sábado ha podido ver el público televidente en el reality show.

Por iniciativa propia, mientras cursaba el grado 11 se inscribió para participar en una competencia de diseño y confección con materiales reciclables organizada por la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, sin sospechar que entre el jurado se encontraba la reconocida diseñadora puertorriqueña Lisa Thon.

Nadal logró el tercer lugar, pero su talento lo hizo merecedor de una beca para que cursara estudios de diseño y costura en Centro Moda, la escuela de diseño de Thon.

“Pienso que las oportunidades se dieron. Fue algo que yo escogí, pero la profesión también me escogió a mí”, afirmó Nadal, quien relató cómo, al mismo tiempo que cursaba sus últimos años de escuela superior, asistía los sábados a Centro Moda —de 9:00 de la mañana a 4:00 de la tarde— y, durante la semana, después de clases, iba al taller de costura de Lisa Thon, donde realizó un internado.

En Centro Moda no solo fue merecedor de la medalla al mejor ilustrador, sino que se convirtió en asistente de profesor y más adelante en profesor de diseño, un cargo que actualmente ocupa.

Revelación moda no solo ha sido una carta de presentación de su trabajo, sino que le ha servido para crecer en confianza personal y profesional, aseguró Nadal. Eso le ha servido y lo ha aplicado especialmente en el salón de clases, donde por su juventud a menudo le toca impartir el conocimiento a estudiantes mayores que él.

“Es bien interesante porque a veces ellos piensan que uno no puede enseñarles nada, porque uno tiene 21 años, pero al final del curso quedan asombrados”, expresó el diseñador.

Nadal, quien a largo plazo aspira a convertirse en director creativo de alguna tienda o marca, está enfocado en sorprender al jurado y al público en el último reto, que decidirá este sábado el ganador de la segunda temporada de Revelación moda.

“Soy un diseñador moderno, contemporáneo, atrevido, juvenil. […] Lo más importante ha sido que vean mi estilo como diseñador, que vean que he hecho un trabajo limpio, en el que la construcción se ve bien y que hay una idea en el diseño”, puntualizó.

Loading...
Revisa el siguiente artículo