Silverio Pérez defiende su derecho a decir “carajos”

“Tengo que salir en defensa del derecho a sacarse un buen carajo cuando la situación lo amerite” | Mira lo que pasó

Por David Cordero @David_cmercado

En un intento de promover la plática y el debate concienzudo entre los puertorriqueños, el artista puertorriqueño, Silverio Pérez, compartió ayer en su cuenta de Facebook un estado en el que cuestionaba “por qué carajos” el gobierno de Puerto Rico tenía que desembolsar $14.2 millones para costear un evento de primarias, cuando aún no se ha pagado el sueldo de decenas de maestros de educación especial.

“Perdonen que insista, pero por qué carajos en momento en que no se le paga a los maestros de educación especial hay que sacar $14.2 millones para costear un concurso de simpatías entre Ricky y Pierluisi que en última instancia, si uno de ellos ganara la gobernación, sería un mero observador de la Junta de Control Fiscal? Lo mismo con los rojos. No olvidemos que los partidos políticos son entidades privadas, no públicas”, dijo Silverio en su cuenta.

Lo que el presentador de televisión no imaginó, era que el mayor elemento de atención entre las personas que comentaron sería el “carajos” que utilizó como parte de sus expresiones. “Silverio, no hables malo que no estas en España y tu ofreces mucha calidad a nuestro pueblo”, lee uno de los comentarios.

Pero Silverio no se quedó con la espina y publicó otras declaraciones en defensa del “derecho al carajeo” y lamentó el hecho de que muchas personas estuvieran más pendientes a la “mala palabra” que al mensaje que intentó transmitir.

“Jamás pensé que una expresión idiomática tan sencilla como ¡carajo! iba a provocar cientos de comentarios y desviar la atención del hecho contundente y dramático que el gasto de 14.2 millones de dólares en una primarias internas de los dos tradicionales partidos políticos en un momento tan crítico de nuestra existencia como pueblo estaba del carajo. Cuando la cosa se fue viral y más de 300,000 personas vieron el escrito, me vi tentado a decir, con acento cubano, coñoooo… pero me aguanté, no fuera a ser que esto levantara nuevas ronchas en aquellos y aquellas que me imaginaban incapaz de decir una ‘mala palabra’”, señaló Pérez.

“Dicho esto, tengo que salir en defensa del derecho a sacarse un buen carajo cuando la situación lo amerite. Y ese derecho no es porque el carajo fuera el lugar remoto en un barco de vela al que mandaban a los que violaban la disciplina marinera, y que siendo así, no tiene que ser ofensivo. No. Defiendo el derecho al carajeo porque he experimentado que soltar un carajo a tiempo es terapéutico, es mejor que una zanax y alerta más que una señal de tránsito”, añade el artista.

Puede leer las declaraciones completas oprimiendo aquí.

Loading...
Revisa el siguiente artículo