Byankah sorprende a su esposo con tremendos regalos de cumpleaños

Exclusiva. Byankah Sobá sorprendió a su amado, Eduardo, con un regalo muy especial y Metro fue testigo de todo lo que allí aconteció

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline


¡Un día de película! Así de fabulosa fue la celebración del cumpleaños de Eduardo Ramírez Flores, esposo de Byankah Sobá, quien festejó sus cincuenta años de vida el pasado viernes.
 
La panelista de Dando candela, de Telemundo, planificó un día memorable repleto de sorpresas para su amado, y una de estas fue un espectacular viaje VIP en helicóptero con los expertos de Puerto Rico Helitours, que los transportó desde San Juan hasta un restaurante en Cayey. Por supuesto, él no sabía lo que le esperaba.
 
El agasajado —visiblemente emocionado— se disfrutó cada estampa de las bellezas naturales que regala la Isla del Encanto desde las alturas.
 
Uno de los momentos más jocosos de la divertida travesía fue cuando el capitán Carlos Benítez detuvo el helicóptero mientras sobrevolaba las Tetas de Cayey para felicitar al homenajeado justo entre estas particulares montañas, con el fin de asegurarse de que nunca olvidara el momento.
 
Entre sonrisas y expresiones cariñosas arribaron felices al destino pactado, el restaurante The Sand and The Sea, establecido en lo más alto de una montaña, en donde almorzaron; una vez allí, en medio del espléndido paisaje y burbujas rosadas, le cantaron el tradicional “Cumpleaños feliz”.
 
“Eduardo es un hombre como muy pocos. Es un hombre honorable, de palabra, humilde y de buen corazón. Él me hace feliz todos los días y quería que la celebración de sus cincuenta años fuera algo bien especial”, manifestó ella, ante la mirada tierna y atenta de su compañero de vida.
 
Por su parte, él verbalizó más de una vez: “Estoy muy feliz”.
 
Aunque Eduardo admitió que se imaginaba “algo” porque ya había visto el llamativo bizcocho en forma de dona, como la de Los Simpsons(confeccionado por Vanessa Caro), jamás se imaginó la magnitud de las sorpresas.
 
“Estoy bien contenta de verlo feliz. Quería que este día nunca lo olvidara. Me satisface mucho que él esté contento porque mi alegría es verlo feliz. Eso es lo único que busco”, sostuvo ella, para luego sellar el momento con un beso.
 
El contable de profesión recordó que, durante su infancia, su familia celebraba los cumpleaños de forma sencilla, con el tradicional bizcocho y los sándwiches de mezcla, rodeado de amigos y familiares, que llegaban desde distintos pueblos.
 
En horas de la mañana y previo a abordar el helicóptero, Byankah lo llevó a la joyería Cartier en Condado, en donde le entregaron un reloj que le compró como parte de los obsequios.
 
Por si fuera poco, la pareja también se disponía a realizar otro viaje de placer, pero esta vez por mar y en velero.

Loading...
Revisa el siguiente artículo