Orgulloso de película en la que Jesús no es blanco

Cine. Esta Semana Santa llegó Risen a los cines y su protagonista, Joseph Fiennes, habló con Metro sobre el filme

Por Ned Ehrbar/ Metro World News

Durante estos días Joseph Fiennes está de controversia en controversia. Cuando no está defendiendo su decisión de retratar a Michael Jackson en una película británica hecha para la televisión, está discutiendo la política religiosa y racial de su película, Risen, en la que interpreta a un oficial romano encargado de investigar la muerte de Jesucristo para demostrar que no es el Mesías. Ah, y en la película —por primera vez— Jesús no es un hombre blanco.

¿Cuál fue el atractivo de hacer Risen?

—Tomar una narrativa que muchos conocemos tan bien. Seguimos más o menos donde Mel Gibson lo dejó en términos de que empezamos en la crucifixión, resurrección y ascensión, lo que es bastante para entrar en una sola película. Pero lo que me gusta es que de cierta forma quita el estigma de ser una película bíblica, pues nuestro protagonista principal no es creyente y forma parte de un tribunal romano que está ahí para acabar con estas insurrecciones. Entonces, el hecho de que la narrativa pasa a través de los ojos de un no creyente es brillante.

Los pasos de la investigación fueron muy metódicos y hasta parecían detectivescos.

—La investigación fue interesante. Tuve la oportunidad de sentarme con un detective por un día, ya que conocía de estos interrogatorios. Así que traté de aprender de él, y desde una perspectiva moderna, cómo sería interrogar, y me pareció que probablemente no habría cambiado mucho. También fui a la escuela de gladiadores, lo que me ayudó en términos de precisión y guerra.

¿Cómo fue el primer día en la escuela de gladiadores?
—Contusiones, magulladuras. Es decir, yo realmente gritaba: “¡Ay! ¡Ay!”. Son chicos maravillosos, pero son machos alfa endurecidos.

¿Conlleva ponerse ese uniforme romano algún tipo de rito para los actores británicos?

—Sí, lo es. (Risas). Mira eso: ¡abdominales instantáneos! Me sentía como un perdedor cuando al final del día tenía que quitármelo. Lo otro —sin querer hacer una digresión o una broma— es ¿cómo pudo el ejército romano conquistar una gran parte del mundo en sandalias? Es decir, la escuela de gladiadores fue lo suficientemente dura, pero estar tres meses en sandalias sin calcetines fue brutal.

Hablando de brutalidad, si bien no es La pasión de Cristo, la escena de la crucifixión tampoco es fácil.
—Sí, e incluso la suavizaron. Creo que tenían que editarla; era bastante gráfica. Fue muy emotivo ese día, solo en términos de ver a alguien colgado de esa manera. No es muy agradable. Y tuvimos algunos extras sorprendentes. Algunos de los cuales eran de 80 y tantos años de edad. Ellos respondieron de forma sorprendente. Fue muy intenso.

También tienen un Jesús que no es blanco, lo que todavía es poco frecuente en el cine y la televisión.

—Siento como que nadie realmente lo mencionó. Es decir, hay un furor con los Óscar —y yo no voy a meterme en eso—, pero, solo en términos de casting, sí, esto es un gran paso. Es brillante. Estoy muy orgulloso de eso.

Loading...
Revisa el siguiente artículo