Aaron Paul retorna a la pantalla grande con un personaje ligado al crimen y la violencia

Cine. La estrella de Breaking Bad bajo condiciones normales no interpretaría a otro adicto, pero para Triple 9 hizo una excepción

Por Matt Prigge/ Metro New York

“Estos niños no tienen opción; es todo lo que saben. De adultos, es todo lo que saben. Han crecido en las calles toda su vida”-  Aaron Paul, actor, al narrar cómo observó a niños huir de un auto de la policía en el que observaba el patrullaje

Actuar siempre implica tener que investigar, pero Triple 9 es una historia diferente. En la nueva película de suspenso, Aaron Paul interpreta a un desacreditado expolicía que es parte de una banda de ladrones completada por exmercenarios y agentes corruptos de policía. Eso significó estar con la policía de Los Ángeles a través del este de la ciudad. Lo que vio daba para otra película.

“Paramos a este tipo, no recuerdo su nombre, pero era algo aterrador, como Psycho”, recordó el actor, de 36 años. El policía lo detuvo y encontró un arma cuyo número de serie se había borrado. Tenía historial, lo que apuntaba a que terminaría en la cárcel por buen tiempo. En la estación, Paul terminó entrevistándolo, a pesar de ser la persona más aterradora que jamás hubiera visto. Para su sorpresa, “resultó ser que él era un gran fan de Breaking Bad”.

Cada miembro del reparto de Triple 9 tiene historias como esta.Paul recuerda una de su coestrella Casey Affleck, que estuvo en un enfrentamiento que terminó con un delincuente saltando desde una ventana con un bebé en una mano y una AK-47 en la otra. Para Paul, tales cuentos subrayaron cuán real es la película; las peores cosas que vemos en Triple 9 y Breaking Bad muchas veces realmente suceden.

Paul recomienda que las personas tengan la experiencia de patrullar con la Policía. Entiende que no hay una línea clara entre el bien y el mal. “Podías ver a estos niños pequeños —de siete u ocho años— en sus bicicletas. Nos veían a nosotros aparcando en el auto de policías, y ellos saltaban de sus bicicletas y corrían hacia una tienda”, recuerda. Paul veía a los policías correr tras ellos y volver con la prueba de que estaban vendiendo drogas para una banda. “Estos niños no tienen opción; es todo lo que saben. De adultos, es todo lo que saben. Han crecido en las calles toda su vida”.

Para Paul, Triple 9 no es un trabajo más sobre el mundo criminal; se trata de una película en la que nuevamente interpreta a un adicto. Y Paul no quería ser encasillado en el mundo de Breaking Bad. “Definitivamente he recibido un montón de guiones para personajes drogadictos. Esa es la última cosa que quería hacer”, dice Paul.

Triple 9 fue una excepción y no solo por la cantidad de estrellas en el reparto (además de Affleck, está Chiwetel Ejiofor, Anthony Mackie, Norman Reedus, Woody Harrelson y Kate Winslet, quien interpreta a una mafiosa rusa); el director, John Hillcoat, tiene una reputación de películas oscuras y brutales acerca de violencia, entre ellas The Proposition y Lawless. Paul sabía que sería una mirada honesta y humana en la zona gris de la moral. Ningún personaje, desde los policías a los ladrones, es del todo malo o del
todo bueno. “Uno no está del todo seguro de quién quieres que gane. Estás de cierta forma apoyándolos a todos, y no sé por qué”, dice Paul.

También significó hacer acción, algo que no hace a menudo, a excepción de sentarse en un carro y cruzar por todo el país como en Need for Speed. Paul ha pasado la mayor parte de su carrera como actor hablando más que luchando, pero para alguien acostumbrado a romper en emociones profundas y con frecuencia llena de gritos, rodar la cinética apertura de atraco de Triple 9 no fue
demasiado aburrido.

“Cuando era niño jugaba a policías y ladrones. Todos lo hicimos. Lo que hice fue jugar en la mayor escala posible”, dice. “Logramos ponernos una máscara, correr con pistolas de goma y robar un banco y no entrar en problemas por ello. Nos reíamos y bromeábamos mientras armaban la siguiente
escena”, recuerda. Incluso volver a interpretar a un adicto logró más que un soplo de nostalgia: “Me trajo un montón de buenos recuerdos de fumar metanfetamina en la pantalla”, bromea.

Loading...
Revisa el siguiente artículo