Reseña: "Pride and Prejudice and Zombies" intenta darle un giro al clásico de Austen

Por Orlando Maldonado/ Movie Network

¿Qué sucede cuando intentas darle un giro moderno a una de las novelas más celebradas del siglo 19? Para un crítico con estudios en literatura, la mera idea de reimaginar uno de los trabajos literarios más influyentes de la historia con algo tan contemporáneo como los zombies sonaba descabellada y hasta imposible de ejecutar con éxito. Además, el cine ya le hizo justicia a esta historia con la adaptación del director Joe Wright en el 2005, protagonizada por Keira Knightley y Matthew Macfadyen. La eterna historia de amor entre diferentes clases sociales de Elizabeth Bennet y Mr. Darcy también llegó a la televisión en una miniserie protagonizada por Colin Firth y Jennifer Ehle.

Si no estás convencido de que esta es una historia que se ha contado y recontado hasta el cansancio, sólo basta con hacer una búsqueda en google. Dos siglos después de su publicación, el autor Seth Grahame-Smith (Abraham Lincoln, Vampire Hunter) descubrió una manera de modernizar y satirizar una historia muy referente al siglo en que se escribió, con el fin de disfrazar un necesario mensaje feminista con un atractivo para los lectores contemporáneos que sólo consumen las historias simples que predominan en la literatura para jóvenes adultos. En el caso de la película, lo que el estudio Sony Pictures Entertainment descubrió fue una manera de atraer a fanáticos de la obra que llegan por compromiso y curiosidad y una audiencia general en busca de satisfacer sus antojos de ver cine de acción y terror con poca sustancia.

A pesar de contar con un título ingenioso, “Pride and Prejudice and Zombies” constantemente olvida que su propósito principal es satirizar las prácticas anticuadas del período regencial en el Reino Unido e incitar a la discusión sobre modales, educación y matrimonio en la sociedad, como lo continúa haciendo la novela de Jane Austen.

En cuanto a la trama principal, es muy poco lo que cambia de la fuente original a esta moderna adaptación. Elizabeth Bennet (Lily James) vive con sus padres y cuatro hermanas en una pequeña casa inglesa. A diferencia de Jane, Lydia, Mary y Kitty, Elizabeth no responde a la práctica común de ese siglo de arreglar matrimonios a conveniencia de las familias envueltas. Lizzie es también la más independiente y enérgica de las cinco hermanas. Sin embargo, su madre insiste en la unión de una de sus hermosas hijas con Mr. Bingley (Douglas Booth), un hombre adinerado que recién se mudó a Netherfield, Inglaterra. Su mejor amigo y protector, Mr. Darcy (Sam Riley), es un hombre con una gran herencia a su nombre cuyo orgullo no le permite reconocer sus sentimientos por la Srta. Bennet tras un abrupto encuentro en un baile formal. Toda familiaridad con esta historia termina con la introducción de los antagonistas de esta película: muertos vivientes con los que la gente de Inglaterra ha aprendido a vivir tras el brote inicial. Las mujeres como Elizabeth Bennet y sus hermanas son estrenadas en artes marciales por la mayor parte de su niñez y adolescencia y crecen para ser guerreras. En medio de propuesta matrimoniales y corazones rotos, Elizabeth y Mr. Darcy deberán echar a un lado su orgullo y prejuicios para enfrentar a una plaga de zombies que ha llegado a Netherfield años después de haberse registrado el último ataque.

Lily James, protagonista de “Cinderella” (2015), encarna a la Elizabeth Bennet ideal. La más sobresaliente de las hijas de Mr. Bennet (Charles Dance) es fuerte, independiente y capaz de tomar sus propias decisiones, además de saber defenderse muy bien con una espada. El resto del elenco también luce comprometido, aún cuando el guión de Steers se deshace de algunos de los aspectos del libro esenciales en su clasificación como una sátira. En cambio, Steers trata la película como otra adaptación de la novela de Austen para la listas; una en la que casualmente hay zombies. Al no otorgarles ningún tipo de significado o simbolismo, los zombies se convierten en intrusos que no encajan en la trama. Afortunadamente para la película y una audiencia que es constantemente conducida al borde del aburrimiento, Sony Pictures juntó un elenco en el que la química está tan presente como la belleza de sus protagonistas.

Matt Smith de “Doctor Who” resalta en cada una de sus escenas como el pretencioso y enamorado de sí mismo, Mr. Collins. La película también se presta para una pequeña reunión de “Game of Thrones” fuera de Westeros entre Charles Dance y Lena Headey, quienes personifican a Mr. Bennet y Lady Catherine de Bourgh, la máxima asesina de zombies de Inglaterra.

Las alteraciones en “Pride and Prejudice and Zombies” funcionan mejor cuando se trabajan con sutilezas como lo es un simple cambio de escenario durante una de las conversaciones más famosas entre las hermanas Bennet. En lugar de desarrollarse en una de las habitaciones de la casa Bennet, las chicas discuten la posible atracción mutua entre Elizabeth y Mr. Darcy mientras practican las artes marciales unas con otras. La declaración de Mr. Darcy, uno de los momento más memorables de la historia, también recibe una pequeña renovación que incluye espadas, insultos y el usual rechazo por parte de Elizabeth. En un filme que depende de todo lo nuevo que pueda aportar a una historia universalmente conocida, es una desgracia que momentos como este no lleguen más seguido.

Loading...
Revisa el siguiente artículo