Sanse ’16: El abuelo que llegó a las fiestas en patines

Por hermes AYala

Entre tantos personajes que le dan brillo a las Fiestas de la Calle San Sebastián, hay uno que se robó el show el pasado viernes.

A eso de las 8:00 p.m. y con el vozarrón sandunguero de Tego Calderón de fondo, allí en la Plaza del Quinto Centenario, justo frente al Totem, en el mismo espacio donde los chamaquitos usualmente ando pelándose las rodillas en sus patines, está este personaje. Pregúntele su nombre y éste no tardará en dárselo con todo y título.

“Yo soy Don Abuelo Rosa, el caballero de los patines”, le dijo a Metro, mientras hacía gala de sus habilidades patinadoras y mostraba sus patines tipo ‘inline’, hechos a la medida y que le combinaban con todo su espectacular ajuar boricua.

“Ya son 15 años poniéndole mi propio toque a actividades como esta. Lo mío es pasarla bien con el público, ayudar al que lo necesite y darle alegría al pueblo”, explicó Rosa, quien confesó que tiene ocho nietos y que en septiembre próximo cumple 76 años de edad.

Don Abuelo Rosa iba ataviado muy a la onda con el sentimiento puertorriqueñista de las Fiesas de la Calle San Sebastián. Una pava con la bandera de Puerto Rico cubría su cabeza. Todo su vestuario era rojo y azul, y en las puertas de su gabán blanco decía Río Piedras, pues “es que de allí yo soy, nacido y criado”.

“Nací en Río Piedras, soy de Villa Granada, me he criado en todo San Juan, pero estudié en el Colegio de Mayagüez. Soy ingeniero mecánico retirado”, indicó.

“Para mí estas fiestas son muy importantes, pues yo pasé mucho tiempo aquí, con la juventud, y ayudando a los muchachos en La Perla. Yo venía mucho a trabajar con la juventud, ayudando a los jóvenes adictos. Entonces, también venía mucho a la Placita del Totem, como le decimos, y aquí compartía con los muchachos que patinaban. De aquí es que sale mi personaje”, indicó.

Rosa relató que al retirarse de su profesión de ingeniero mecánico este personaje del “caballero de los patines” se volvió parte de su vida.

“Yo patinaba desde chiquito, pero fue en el Viejo San Juan, para los noventa, que me quedé con los patines ‘inline’. Rápido les cogí el truquito. Un día, una muchacha me invitó a las fiestas patronales de Cidra. Luego fui a más festivales. Siempre voy con patines. Hasta en el Desfile Puertorriqueño en Nueva York he estado”, dijo.

Claro, que son los adoquines del Viejo San Juan y la multitud exagerada que inunda este espacio durante las Fiestas de la Calle San Sebastián lo que significa un reto mayor para este septuagenario en ruedas.

“Ay, chico, eso para mí no es nada. Adoquines, ni adoquines. Ya ando curao’ de espanto. Es más, hoy llegué aquí a las 11:00 a.m. y hasta en la comparsa estuve”, sonrió el Abuelo Rosa, antes de dar una pirueta final en sus patines para dar paso a una sesión fotográfica improvisada con cuanta persona se le acercaba a retratarse con él.

“Y después de la SanSe estaré en el Carnaval de Ponce a fin de mes y en febrero estaré en el Carnaval Mabó de Guaynabo. También tengo un calendario. El que me quiera conseguir para invitarme puede hacerlo escribiéndome a mi email: [email protected] ¡Seguimos!”, finalizó.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo