No se olvidan de San Sebastián, el origen de las fiestas

Por Lynet Santiago Túa @lynetonline

Con el pasar de los años y la evolución de las Fiestas de la Calle San Sebastián, ahora transformada en un evento de carácter cívico-cultural, no tan religioso, se podría pensar que se va olvidando el origen de las fiestas.

Sin embargo, no es así, al menos para muchos de los nacidos, criados y residentes del histórico Viejo San Juan.

Ellos tienen muy presente el origen religioso de la festividad en conmemoración al santo San Sebastián y recuerdan la iniciativa que originó el padre Juan Manuel Madrazo (1954) y la procesión que buscaba recaudar fondos para rehabilitar la calle, y a su vez, ayudar a la parroquia. Este esfuerzo más adelante fue rescatado por la líder cívica y comunitaria Rafaela Balladares y Ricardo Alegría, quien fue historiador y antropólogo, a quienes se le atribuye ser los pilares de esta gran fiesta que atrae a miles de personas cada año.

Para Leticia Santo Domingo, quien estudió precisamente en el Colegio de Párvulos, compartió que “para nosotros es una celebración bien esperada no solo por el santo San Sebastián, sino porque es un reencuentro de personas nacidas y criadas aquí, en San Juan”.

“Es una festividad para toda la familia. Por eso es bonito que vengan de todos los pueblos y de todas partes del mundo a celebrar con nosotros las tradicionales fiestas”, exhortó Santo Domingo, quien tiene su residencia familiar en la Calle San Justo.

Por su parte María Pérez, también vecina de la misma calle, destacó que “la música es la que nos une”.

“Nosotros sacamos las sillas, los instrumentos, cantamos, compartimos cositas de comer y saludamos a todos los que llegan por aquí. Hemos hecho muchas amistades de gente de otros lugares y luego regresan para traernos cosas típicas de otros pueblos”, añadió Pérez, mientras compartía junto a un grupo de vecinos frente a sus casas.

Por su parte, Santo Domingo añadió que “San Juan está lleno de artistas plásticos, musicales, poetas y personajes históricos. Los residentes de San Juan, incluyendo los de La Perla, somos gente buena”.

Esta celebración en la que se manifiesta la cultura puertorriqueña en todo su esplendor, la música, el baile, el arte, la literatura, las artesanías, y la gastronomía, no sería lo que son sin el corazón de su gente.

Loading...
Revisa el siguiente artículo