Danielle Santana: un taíno tocado por el cáncer tatuado de solidaridad

Por Inter News Service

Con el inicio de octubre hoy, sábado, comienzan las actividades de concientización sobre el cáncer de mama a nivel internacional. Muchos han sido los que se unen a la causa para llevar un mensaje de prevención a posibles víctimas de la terrible enfermedad, apoyar a los pacientes en proceso de sanación, celebrar con las sobrevivientes u honrar la memoria de los que perdieron la batalla.

Este es el caso del nadador Danielle Santana Ramos, de los Taínos de la Universidad del Turabo, que ha sido tocado por las vivencias de tener miembros de su familia víctimas del cáncer, uno de ellos fallecido y dos sobrevivientes.

El atleta de 20 años, que este sábado se encuentra en la primera clasificatoria para el evento de piscina corta de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) en el Natatorio de San Juan, indicó que es solidario con los pacientes de cáncer, porque “me ha tocado vivir de frente a la enfermedad, ya que tengo tres tíos, uno muerto y dos sobrevivientes de cáncer”.

Se refiere el atleta a Carlos Williams, quien falleció hace alrededor de cinco años y a sus tías sobrevivientes de cáncer del seno Rosario Román y María Díaz.

La manera que escogió Danielle para apoyar a sus familiares y organizaciones que atienden la población de pacientes y sobrevivientes de cáncer, ha sido a través de su tatuaje del lazo rosado que identifica la lucha contra esa enfermedad en el seno

¿Cuándo te tatuaste? “Hace un año, 28 de mayo de 2015. Significa algo que toca mi corazón. Las personas que se acercan a mí empiezan a llorar”.

“Como he vivido la etapa con mis tíos, me identifico con ellos. Es algo grande lo que he vivido”, indicó el estudiante taíno de tercer año en el bachillerato en Entrenamiento Personal y Deportivo.

Los que siguen las competencias de natación de la LAI pueden percibir el tatuaje de Danielle en su costado derecho.

“El mensaje que llevo es que el tatuaje que más duele es en las costilla y pica mucho. Es mi primer tatuaje, quería hacerlo con un símbolo del cáncer por identificarme con ellos, porque el saber la noticia de tener cáncer duele mucho en el corazón”, compartió el especialista en los eventos de velocidad 50 metros espalda y mariposa

¿Cómo fue ese momento de hacerte el tatuaje? “Yo llevaba par de años con ganas de hacérmelo. Me levanté un jueves, fui al primo mío y le dije ‘dale pa’ bajo, marcarme’. Cuando me vio mi tía Rosario, ella me dio un abrazo. Ella me dijo al oído que le alegraba que todavía había jóvenes que se preocuparan por personas que están pasando por el cáncer u otras enfermedades”, contó el nadador. “No me interesará borrarme el tatuaje. Lo llevo en mí, en mi corazón y mi conciencia”.

Danielle, además de llevar su tatuaje del lazo rosado como símbolo de solidaridad, hace dos años es voluntario de Jóvenes Naguabeños Caminando contra el Cáncer y en 2015 se unió al equipo de Relevo por la Vida en Naguabo.

Durante las actividades que participa el universitario natural de Naguabo se ha enfrentado a momentos donde se tiene que “morder la lengua” para no unirse al “lamento que ocasiona la enfermedad en los pacientes de cáncer”.

“Al tener familiares, tú te identificas con otras personas. Otros desconocidos se acercan para hablar del proceso, muchas veces te quedas sin palabras. Ellos buscan apoyo. Yo me muerdo la lengua para no llorar. Son historias para llorar. Se debe ser bien fuerte para apoyarlos”, relató el deportista acerca sus experiencias.

El futuro entrenador físico piensa que Dios le regaló un talento a cada persona, por lo que “yo lo tengo y lo regalo transfiriéndolo a entidades, con los jóvenes en la calle entre otras cosas. Me gustaría que hicieran lo mismo”.

La LAI celebra hoy, sábado, la primera de tres clasificatorias para el campeonato de natación de piscina corta en el Natatorio de San Juan.

Loading...
Revisa el siguiente artículo