Joven exhorta a perderle el miedo a las ciencias

Por Metro.PR

El joven Diego Buitrago Villamizar es uno de varios estudiantes que se están beneficiando del programa Título V Cooperativo de la Universidad de Puerto Rico en Carolina, dirigido a expandir oportunidades y mejorar el aprovechamiento académico de los universitarios.

En el caso de Diego, él ha optado por abrir camino en el campo de la investigación científica con nuevas experiencias que lo han llevado a conocer laboratorios especializados, participar en estudios de alto perfil y conocer experimentados científicos.

Así, y gracias a este programa, se han unido dos universidades para brindar un espacio que le permite a este joven realizar o participar de actividades de investigación. La primera universidad es pública, la UPR en Carolina, y la otra privada, la Universidad Central del Caribe, por lo que Diego Buitrago Villamizar se ejercita como científico en uno de los laboratorios del Departamento de Neurociencias, adscrito a la Escuela de Medicina, de la UCC.

El estudiante tiene muchas motivaciones para aprender y hacer ciencia. “Me motiva profundizar en el campo de las ciencias y hacer aportes que puedan ser útiles para la sociedad y poder hacer algo que afecte de manera positiva la vida de una población. Considero que la investigación ayuda a esto, ya que va al fondo de una situación y, al entenderla mejor, se proponen métodos para remediarla”, explicó el joven. Dice que otro de los motivos es que le da “la oportunidad de ver cosas que son la base y el fundamento de procesos futuros de soluciones a problemas, pero, sobre todo, porque disfruto investigar, me interesa y es algo que me veo haciendo”, afirmó.

Este joven inició sus estudios en el 2014 en la UPR de Carolina, bajo el Programa de Enfermería, y desde su primer año ha tenido la oportunidad de realizar investigación, algo inusual en estudiantes ‘prepas’. Pero Diego es singular, cuenta  que cuando comenzó la universidad se enteró del programa de Título V Cooperativo, el cual lo ha ayudado en gran manera a consolidar su investigación en la UCC. Allí ha trabajado en morfología, funciones de las uniones neuromusculares, y modelado en 3D de estructuras neurológicas.

Actualmente trabaja junto a la doctora Nadezhda Sabeva (de la UCC) en una investigación generando modelos en tercera dimensión de estructuras neuromuscular de la larva de mosca, la cual busca comparaciones con la mosca mutante, que tiene el gen de complexión sobre expresado.

En este proceso, Diego ha aprendido muchas técnicas de laboratorio y de comunicación interpersonal entre profesores y estudiantes. Pero, quizás, el logro más relevante sea haber perdido el miedo. “Yo diría que lo que más me ha servido es aprender a lanzarme al agua y perder el miedo a fallar”, aseguró.

Para añadir a sus logros, fue seleccionado este año en el Programa de Excelencia de Investigación en Ciencias Cardiovasculares (2016 Excellence in Cardiovascular Sciences Research Program), por lo que estará dos meses de internado en la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte.  

Y esto abonará a sus planes futuros, ya que -a largo plazo- desea continuar estudiando en una escuela graduada con énfasis en la investigación y sus aplicaciones clínicas, para que, así, “su trabajo sirva para mejorar la calidad de vida de personas, tanto en Puerto Rico como en otros lugares del planeta”, declaró.

Mientras, aconseja a sus pares “que prueben la investigación, que aunque pueda parecer atemorizante y muy complicada, vale la pena, se aprende mucho y enseña muchas habilidades útiles en el campo de las ciencias que son útiles en el futuro y en la vida profesional. De estudiante a estudiante le diría, que no va a ser fácil, que requiere tiempo, esfuerzo y dedicación. Es preferible tratar y fallar que quedarte con la duda. Poco a poco me di cuenta que el esfuerzo y dedicación daban sus frutos”, manifestó el científico en ciernes.

Loading...
Revisa el siguiente artículo