Rafael Nadal avanza a las semifinales del US Open 2019

Superó a Diego Schwartzman

Por AP

NUEVA YORK — Rafael Nadal derrotó en sets corridos a Diego Schwartzman. ¿Victoria fácil? No se engañen por el aparente trámite expedito.

En una batalla de dos gladiadores, la estirpe perseverante del español fue superior a la tenacidad del argentino para abrirse paso a la 33ra semifinal de Grand Slam de su carrera.

Nadal doblegó el miércoles 6-4, 7-5, 6-2 a Schwartzman y se acerca a su cuarto título en el Abierto de Estados Unidos y el 19no en las grandes citas, con lo que quedaría a tan sólo uno del récord de Roger Federer.

“No debí haber sufrido lo que he sufrido”, dijo Nadal.

Y es que no fue un trabajo fácil para el español de 33 años, quien estuvo a punto de dejar escapar cómodas ventajas en los primeros dos sets.

Aupado por los cánticos desde la tribuna y la presencia del retirado basquetbolista argentino Manu Ginóbili, Schwartzman, apodado el “Peque” por su baja estatura, no bajó los brazos.

En el primero, Nadal se puso arriba 4-0 y Schwartzman lo igualó 4-4 y seguido dispuso de dos bolas de quiebre que no capitalizó. En el segundo, Nadal se despegó 5-1 para ver a Schwartzman remontar y nivelar 5-5.

“Es como un león en la jungla”, dijo Schwartzman. “Es inmenso. Es un peleador. Sabe luchar en los momentos importantes, en cada uno. Le he enfrentado ocho veces y fue mejor que yo en cada momento importante”.

Por algo Nadal tiene marca de 8-0 ante el argentino de 27 años.

Al verse exigido, el español reaccionó a los embates para llevarse ambos parciales, invirtiendo más de dos horas. Para Schwartzman, fue como nadar y nadar para acabar muriendo en la orilla.

“En esos momentos me faltó un poco más de paciencia”, señaló Schwartzman. “Hoy no tomé buenas decisiones”.

La historia no se repitió en el tercer set y Nadal emergió victorioso a las 00:30 de la madrugada en el estadio Arthur Ashe.

Finalizado el partido, Nadal explicó que padeció una molestia estomacal antes de entrar a la cancha y que sufrió calambres al término del segundo set y al comienzo del tercero.

“Tomé algo de sal y agua y se me fue”, dijo Nadal. “He cerrado jugando muy bien”.

El camino parece despejado para el número dos del ranking. Roger Federer y Novak Djokovic, sus principales rivales, fueron eliminados.

Nadal sigue en la carrera y aseguró la presencia de al menos uno de los integrantes del triunvirato dominante del tenis masculino entre los cuatro mejores por 62do Slam consecutivo. El trío ha monopolizado los títulos de los últimos 11 grandes, y Nadal asoma como gran favorito para extender la cuenta a 12.

Los otros semifinalistas nunca han estado en la final de un mayor.

El rival de turno de Nadal será el italiano Matteo Berrettini, el 24to cabeza de serie. La otra semifinal del viernes enfrentará al ruso Daniil Medvedev, quinto preclasificado, y al búlgaro Grigor Dimitrov, quien eliminó a Roger Federer en cinco sets el martes. Como 78vo del ranking, Dimitrov es el semifinalista con el ranking más bajo en el US Open desde 1991.

Berrettini se convirtió en el primer hombre italiano en acceder a la penúltima ronda del certamen desde 1977, imponiéndose por un dramático 3-6, 6-3, 6-2, 3-6, 7-6 (5) al francés Gael Monfils tras una batalla de casi cuatro extenuantes horas.

Prácticamente sin fuerzas, ambos rivales sufrieron con su saque en el tramo final del duelo.

Berrettini sentenció la victoria en su quinta bola de partido luego de haber malogrado la primera oportunidad con una doble falta.

“Estaba pensando que este era uno de los mejores partidos que he visto. Quiero decir, lo estaba disputando, pero también lo estaba admirando”, afirmó Berrettini tras 3 horas y 57 minutos de lucha y un último set que duró 68 minutos.

Con 23 años, Berrettini se convirtió en el semifinalista más joven en un Grand Slam desde que Novak Djokovic alcanzó la fase de los cuatro mejores en el US Open de 2010.

El italiano pudo haberlo definido sin tanto sufrimiento, pero cometió su primera doble falta del partido con un débil segundo servicio que depositó en la red cuando tuvo su primera bola de partido con el marcador 5-4.

“Me derrumbé y me levanté”, dijo Berrettini, describiendo una conversación con su preparador mental Stefano Massari sobre los altibajos del duelo. “Ese match point. Las otras oportunidades. Estaba en el suelo y me recuperé. Me siento muy orgulloso”.

La victoria de Berrettini significó varios logros para el tenis italiano, que ahora mismo cuenta con siete de sus representantes entre los 100 primeros del ranking de la ATP.

Aparte de ser el primero de su país en las semifinales del US Open desde Corrado Barazzutti en 1977, Berrettini se convirtió en el cuarto italiano que se codea entre los cuatro mejores en las grandes citas, uniéndose a Marco Checchinato, Barazutti y Adriano Panatta. Checchinato fue semifinalista del Abierto de Francia hace dos años, mientras que Pannata salió campeón de ese torneo en 1976.

En los últimos 12 meses, Berrettini ha tenido una de las progresiones más destacadas del circuito. Era el número 57 hace un año, cuando perdió a las primeras de cambio ante Denis Kudla. Actualmente situado como el 25to del ranking, Berrettini irrumpió entre los primeros 20.

Previo a la temporada, el italiano nunca le había ganado a un jugador del Top 10 y apenas contaba con un título. Ahora suma tres triunfos ante rivales del Top 10 y se ha consagrado campeón en dos torneos. También logró avanzar a la cuarta ronda de un Slam en Wimbledon este año.

Monfils cometió 17 dobles faltas, aunque el francés las mantuvo bajo control en el quinto set hasta que le tocó sacar con ventaja 6-5, sumando tres en ese juego y dos más en el desempate decisivo.

“He estado fatal con el saque”, dijo Monfils tras quedar 2-7 en cuartos de final en las grandes citas.

Loading...
Revisa el siguiente artículo