Boricuas Lindor y Báez protagonizarán en la Serie Mundial

Puerto Rico disfrutará de una serie final de la MLB en la que dos de los mejores prospectos puertorriqueños se enfrentarán

Por Christian Fuentes

Jugadores puertorriqueños con roles protagónicos en la Serie Mundial es un sueño para la isla. El enfrentamiento entre los Indios de Cleveland y los Cachorros de Chicago pondrá a Francisco Lindor contra Javier Báez. Ambos no solamente son componentes claves en sus equipos, pero son prospectos estrellas de las Grandes Ligas y se enfrentará en el escenario más grande del deporte a partir del martes. Es la primera vez desde 2006 que equipos con puertorriqueños de protagonistas se enfrnetan en la Serie Mundial. Ese año, los Cardenales de Yadier Molina vencieron a los Tigres de Detroit de Iván Rodríguez.

Francisco Lindor alcanzó la Serie Mundial en su segundo año en las Grandes Ligas. En 2015, terminó segundo en la votación para novato del año de la Liga Americana, detrás del también boricua Carlos Correa. El estilo de juego de Lindor es distinto al de Correa y Báez. Lindor depende más de hacer contacto y batear para promedio. También corre las bases eficientemente y es una constante al principio del cuadro de los Indios. El dirigente Terry Francona utilizó a Lindor como el tercer bate por la mayoría de la temporada. Típicamente, ese puesto en el cuadro se guarda para el mejor bateador de un equipo. A pesar de no ser conocido como una amenaza de poder, con 15 cuadrangulares en la temporada regular, Lindor exhibió su habilidad de sacar la pelota con dos cuadrangulares durante la postemporada. A sus 22 años, Lindor ha demostrado una magistral habilidad de defender el campocorto. Las luces brillantes de la postemporada no le han afectado. Su defensa y sus batazos en tiempos importantes tienen a los Indios en la Serie Mundial por primera vez desde 1997.

Por su parte Javier Báez tuvo un camino distinto. Cuando subía en las ligas menores, fue considerado por muchos como uno de los mejores prospectos de las Grandes Ligas. No existía duda sobre su bateo, ya que escuchas decían que tenía poder para ser bueno en las Grandes Ligas. La interrogante era con el guante. Al subir a las Grandes Ligas en 2014, el poder de cuadrangular que tenía era más que aparente. Entre lesiones e inconsistencias, Báez no estuvo consistentemente dentro del terreno en 2015. Pero estuvo en la postemporada con los Cachorros en 2015 y conectó un cuadrangular importante en la serie divisional contra San Luis. Luego de que Chicago cambiara a Starlin Castro y se lesionara Kyle Schwarber, Báez tuvo la oportunidad de tiempo de juego. Durante la temporada regular, Báez perseveró y se convirtió en un excelente jugador defensivo en cualquier posición que el dirigente Joe Maddon lo usaba. Eso resultó en las marcas máximas de su breve carrera en cuadrangulares (14) e impulsadas (59). También acortó sus ponches de 95 en 52 juegos en 2014, a 108 en 142 juegos en 2016. En la postemporada 2016, ha sido el más valioso de los Cachorros con su gran bateo y excelentes jugadas defensivas. Su desempeño guió a los Cachorros e la primera Serie Mundial de la franquicia desde 1945.

El enfrentamiento de los boricuas tiene a Puerto Rico muy pendiente a la serie. Además de ambos Lindor y Báez ser puertorriqueños en esta Serie Mundial, la otra conección que los une es el hecho que Lindor fue el octavo seleccionado del sorteo de nuevo ingreso 2011 y Báez fue el noveno ese mismo año. Ligados al principio y ahora, ligados en el escenario grande.

Loading...
Revisa el siguiente artículo