EXPLICADOR: Más allá de las cifras en las ganancias de las foráneas

Verecdito: Verdadero, pero...

Por Metro Puerto Rico

Por Israel Rodríguez Sánchez, Mardelis Jusino y Omaya Sosa

En varios debates de candidatos a la gobernación, la aspirante por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago, y el candidato por el Partido del Pueblo Trabajador (PPT), Rafael Bernabe, han ofrecido cifras distintas para referirse a las ganancias que las empresas foráneas que hacen negocios en Puerto Rico se llevan anualmente del país.

 

Por ejemplo, en el debate transmitido el 28 de septiembre, Santiago indicó que esa cifra asciende a $33,000 millones anuales, mientras que Bernabe afirmó que se trata de $35,000 millones. Anteriormente Santiago había utilizado también la cifra de $38,000 millones.

 

A pesar de que las cifras ofrecidas por ambos candidatos son inexactas por varios miles de millones de dólares, están dentro de lo que economistas consultados consideran que ha sido el radio de fluctuación de este ingreso por la pasada década.

 

Los equipos de ambos candidatos citan la misma fuente para esta información: el apéndice estadístico del Informe Económico al Gobernador, que prepara anualmente la Junta de Planificación (ver documento adjunto), específicamente en la Tabla 11 del apéndice, titulada “Distribución funcional del ingreso nacional neto por sector industrial principal”.

 

Al revisar los números que cubren los años de 2006 a 2015, se observa que la cantidad exacta correspondiente al 2015 es de $35,643 millones anuales. En ese sentido, la cifra de Bernabe de $35,000 millones anuales es la que más se acerca a la cantidad real. Por otra parte, la cifra de $33,000 millones anuales que menciona Santiago es más cercana a la del 2009 cuando las ganancias de las empresas foráneas en Puerto Rico fue de$33,891 millones anuales.

 

Bernabe explicó que prefiere redondear la cifra en $35,000 millones cuando habla de este tema en los debates.

 

Mientras que Carlos Frontera, asesor económico de Santiago, observó que la cifra que utiliza Santiago es más cercana a la de 2009, pero sostuvo que el interés de la candidata es contextualizar esta situación, y puntualizar que el dinero que las empresas foráneas se llevan de Puerto Rico sobrepasa los $30,000 millones anuales.

 

El economista José Caraballo Cueto observó que “por lo general, esa cantidad fluctúa entre los $30,000 millones y los $37,000 millones”. Las cifras ofrecidas por Santiago y Bernabe, aunque no son exactas, se encuentran dentro de ese renglón.

 

Más allá de si es precisa la cifra, en este caso es importante considerar su significado real y la viabilidad de esta propuesta de desarrollo económico que es la punta de lanza tanto de la candidata del PIP y como del candidato del PPT.

 

Para Caraballo Cueto, la pregunta de rigor es si ese dinero verdaderamente sale de Puerto Rico o si sólo se informa así por las empresas foráneas para fines contributivos.

 

“Hay estrategias contables que se utilizan para reducir la carga contributiva”, puntualizó Caraballo Cueto.

 

Es por eso que el también economista Argeo Quiñones sostuvo que los $35,643 millones que salen anualmente del país no se producen en su totalidad aquí, ya que muchas corporaciones transfieren ganancias a Puerto Rico para pagar menos en contribuciones y luego se las llevan del país.

 

Señaló que el problema de repatriación de ganancias no es exclusivo de Puerto Rico, sino que ocurre en muchas economías. El experto comparó a Puerto Rico con Irlanda porque dijo que ambos países se han convertido en capital de operaciones para empresas farmacéuticas de escala global y de alta tecnología, que suelen repatriar sus ganancias.

 

Quiñones expuso, como ejemplo, que los $35,643 millones, que salen de la economía de Puerto Rico al exterior cada año, equivalen a la mitad de la deuda pública de Puerto Rico. “Con $43,000 millones, se pagaría la deuda de los Sistemas de Retiro”, agregó el catedrático. El reto, insistió Quiñones, es que ese dinero se invierta en Puerto Rico. Para lograrlo, habría que establecer una tasa contributiva óptima para estas corporaciones que maximice los recaudos del Departamento de Hacienda sin que estas empresas decidan irse del país.

 

El PIP es el único partido que ha sido consistente en proponer ideas para atender el problema de repatriación de ganancias, pero lo ha hecho de forma “descuidada”, según Quiñones. Se refirió a que el PIP propone imponer una tasa contributiva uniforme de un 10% a todas las ganancias que generen las empresas foráneas en Puerto Rico. Para el economista, estas empresas deben pagar una tasa contributiva de acuerdo a las ganancias que generen.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo