Opinión de Denis Márquez Lebrón: Más allá de Mar Chiquita

Lea la columna de opinión del representante Denis Márquez Lebrón

Por Denis Márquez

El medio ambiente en Puerto Rico ha estado -y estará- bajo el acecho de quiénes anteponen inescrupulosamente sus intereses económicos frente a los del pueblo de Puerto Rico. Ha sido gracias al trabajo de muchas personas, diversas organizaciones, grupos ambientales y comunitarios, que se ha podido preservar áreas para la conservación y el uso y disfrute de los puertorriqueños.

El ejemplo más reciente, el proyecto 1643 -retirado por la presión pública de grupos ambientales y otros- pretendía el desarrollo no compatible con la conservación del área de Mar Chiquita, disfrazado con conceptos de desarrollo económico basado en la naturaleza. Hubiera permitido enmendar, sin el debido proceso y arbitrariamente, el Plan de Ordenamiento Territorial de Manatí, el Plan Sectorial de la Reserva Natural Parque Ecológico Costero de Mar Chiquita, el Plan de Uso de Terrenos y el Plan y Reglamento del Área de Planificación Especial del Carso.

Por ello, y otras razones, advertí y denuncié desde el hemiciclo sobre esta afrenta ambiental y le voté en contra. La medida fue retirada posteriormente   como ya he dicho, pero tal acción no significa, bajo ninguna circunstancia, que Mar Chiquita u otras áreas, no continúen bajo amenaza.

Otro ejemplo fue el proyecto para enmendar la ley del Corredor Ecológico de San Juan con el propósito de revertir la zonificación de ciertas fincas para que no estén sujetas al proceso de expropiación.

Es necesario y urgente aprobar legislación, tal y como la que propuse desde agosto de 2018, para restituir las Reservas Naturales y la Reserva Agrícola desarticuladas por el entonces Gobernador que incluye, precisamente, la propia Reserva de Mar Chiquita en Manatí y las de Punta Cabuyones en el Municipio de Ponce, Punta Guilarte en Arroyo, Finca Nolla en Camuy, el Río Camuy en Camuy y Hatillo, Punta Petrona en Santa Isabel, Humedal de la Playa Lucía en Yabucoa y la designación de la Reserva Agrícola de la Costa Norte en Camuy, Hatillo, Quebradillas y Arecibo.

Como expresara el compañero senador Juan Dalmau cuando radicamos los proyectos de ley, estas medidas buscan combatir “la ley del cemento” y la construcción desmedida y atropellada. Y únicamente mediante un gobierno con genuina conciencia ambiental y voluntad, se logrará justicia ambiental que el país requiere y la Patria Nueva que nos urge construir.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo