Opinión de Alejandro Figueroa: Sorpresa Suprema

Lea la opinión del abogado estadista

Por Alejandro Figueroa

La decisión del Tribunal Supremo Federal el pasado lunes que protege a los estadounidenses contra los despedidos debido a su orientación sexual resultó ser justa. Los defensores de los derechos de gays y lesbianas, entre otros activistas liberales, advirtieron que la elección del presidente Donald Trump conduciría al nombramiento de jueces conservadores y retrocesos en victorias tan importantes como la decisión del Tribunal Supremo de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2015 bajo el presidente Barack Obama.

Ese destino parecía concretarse con la confirmación de decenas de jueces conservadores y, en el Tribunal Supremo, los nuevos jueces Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh. Pero la celebración de la derecha política y religiosa duró poco y terminó convirtiéndose en reclamos de traición después de la decisión 6-3 escrita por Gorsuch y respaldada por el presidente del Tribunal John Roberts y los cuatro liberales restantes de la corte.

En el caso de Bostock v. Clayton County, Georgia, el tribunal determinó que el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe el discrimen laboral "por razones de sexo", también protege a los trabajadores que son lesbianas, homosexuales, bisexuales o transgénero. Con elegante simplicidad y claridad directa, Gorsuch explicó que "un patrono que despide a un individuo por ser homosexual o transgénero despide a esa persona por rasgos o acciones que no habría cuestionado en miembros de un sexo diferente. El sexo juega un papel necesario e indiscutible en la decisión, exactamente lo que prohíbe el Título VII ".

¿Y si el empleador tenía razones adicionales para el despido? No importa, la decisión dice en una línea adecuada para la inmortalidad. "Quemar intencionalmente la casa de un vecino es un incendio provocado, incluso si la intención (o motivación) del perpetrador es solo mejorar la vista". La claridad nítida de Gorsuch envió algunas señales claras; sin embargo, hay que tener en cuenta con cautela que no hay garantías con respecto a los resultados futuros ya que éste basó su argumento en la teoría conservadora popular de que los jueces, al tomar decisiones sobre los hechos de los casos ante su consideración, deben ceñirse estrictamente al texto de la ley aplicable.

Recordemos que los jueces del Tribunal Supremo típicamente emiten las decisiones sobre los casos más controvertidos al final del cuatrienio. En esté, aún están por decidirse casos de aborto, separación entre la iglesia y el estado, y el derecho del presidente a mantener su estados financieros fuera del alcance de la prensa. Quizás entonces sabremos si la corte de Roberts puede mantener su reputación de integridad y valentía que trasciende líneas partidistas, o si, dependiendo de qué lado esté, estamos preparados para una gran decepción.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo