Opinión: Agenda y retos de 2019

Lea la opinión de Denis Márquez

Por Denis Márquez

El comienzo de 2019, muy a nuestro pesar, promete dar continuidad a muchos de los problemáticos asuntos y protagonistas con que nos dejó el 2018: la existencia y acciones de la Junta de Control Fiscal continuarán marcando la ruta de la “gestión pública” y legislativa. Se puede anticipar, sin lugar a dudas, que este año abrirán nuevos capítulos de sus políticas neoliberales como agentes de cobro de las empresas norteamericanas denominadas buitres. Continuarán convirtiendo parte de la deuda pública de Puerto Rico en su botín de riqueza a costa de las necesidades básicas y apremiantes del país.

En esa misma línea, el acuerdo de la deuda de la corporación Cofina tendrá  su próximo capítulo el 16 de enero en el Tribunal Federal en una vista de ratificación del acuerdo con los bonistas. Ese acuerdo está ligado a la nefasta ley aprobada en las últimas horas de la sesión legislativa que nos hipoteca como país por las próximas décadas. Ese día estaremos desde las 7:00 de la mañana protestando, llevando el mensaje de indignación y de conciencia ante otra componenda entre la Junta y el Gobierno colonial de turno.

De igual forma, el 2019 supondrá una “prueba de fuego” para la Legislatura y el Gobierno: defender las pensiones de miles de trabajadoras y trabajadores públicos que podrían verse mutiladas mediante su reducción, teniendo como consecuencia el empobrecimiento de miles de retirados con resultados nefastos en su diario vivir, particularmente en sus cuidados médicos y servicios necesarios para su subsistencia. Este año también será clave en el futuro del plan solvente del sistema de retiro de la UPR que insisten en destruir la Junta y sus cómplices gubernamentales. En el proceso veremos si, una vez más —como en la reforma laboral, el cierre de escuelas, la privatización de la AEE y la destrucción del presupuesto de la UPR­— serán cómplices y coconspiradores de la Junta dándole la espalda al país, o estarán junto a los que creemos en la justicia social, la solidaridad, con los que luchamos y legislamos acorde a estas fundamentales premisas de vida en sociedad.

Iniciamos el año con “cantos de sirena” coloniales, con propuestas de reducir de siete dictadores a uno. Es decir, de tener, en vez de varios esclavistas ,a uno solo y con el mismo látigo sonando y apretando las cadenas a nuestra sociedad. Lo que necesitamos es superar el control extranjero, no modificarlo y menos aún tratar de revivir el cadáver insepulto del colonialismo que es el Estado Libre Asociado.

El 2019 será un año de retos, de fiscalización, de insistir en medidas de protección a los derechos humanos como un plan universal de salud; acciones de política pública encaminadas a la equidad de género y a luchar contra la violencia machista, de buscar que cualquier legislación reconozca la diversidad en todas las instituciones. Es también un año para insistir en el tan necesario proceso de descolonización de Puerto Rico. Son tiempos de trabajo, de lucha y concienciación por nuestros derechos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo