Residente: Juglar del hip-hop social

Jaime Torres Torres, periodista y productor del programa Prensa sin censura, reseña la trayectoria musical de René Pérez

Por Jaime Torres Torres

El asesinato de Filiberto Ojeda Ríos, acribillado por francotiradores del Negociado Federal de Investigaciones en Hormigueros, inspiró en septiembre de 2005 la composición “Querido FBI”, con la que de inmediato René Pérez Joglar plantó bandera como la voz más experimentada y la conciencia más radical de la escena del hip-hop en Puerto Rico.

A pocas horas de su concierto en el estadio Hiram Bithorn, nadie duda del talento del exponente urbano que, precisamente 13 años después del convenio entre White Lion y Sony BMG Entertainment para el lanzamiento de su primer disco, se establece como una de las voces indispensables del rap latinoamericano, reconocida a nivel mundial y respetado por los múltiples Grammy recibidos por las producciones Los de atrás vienen conmigo y Multiviral, entre otras.

Independizado del concepto Calle 13, taller que compartió junto con sus hermanos Eduardo e Ileana Cabra, René Pérez evoluciona como Residente y la referencia inmediata es el disco homónimo reconocido en enero pasado con el Grammy norteamericano.

El concepto de producir un álbum partiendo de las raíces de su ADN, en sí, no es nuevo en la música, ya que Rubén Blades lo abordó en 2002 con la producción Mundo, que entraña una panorámica de lo mucho que tienen en común la música de otras etnias, culturas y nacionalidades. [Incluso, el diseño de la carátula combina las sombras y colores rojo, negro y blanco que el cantautor y actor panameño presenta en Mundo].

Residente, a juicio de este periodista, ha crecido artísticamente bajo la influencia de Blades. Hay un trasunto en sus gestos, sí. Pero donde el efecto resulta más evidente es en los textos, de contenido social y político, como apreciamos hoy en “Guerra” e “Hijos del Cañaveral”.

La evolución de Calle 13, tras el inicio oscuro de 2005 con la propuesta pedestre y explícita (aun en el clean version) de “Cabe-c-o”, “Se vale to-to”, “¡Atrévete te, te!”, “Vamo animal” y “La madre de los enanos”, es evidente a partir de su encuentro de 2008 con Rubén Blades en “La Perla”, incluida en Los de atrás vienen conmigo.

En el ínterin, previo al lanzamiento del cd Entren los que quieran, editado en 2010, Residente colaboró con Mercedes Sosa como rapero en la trova “Canción para un niño en la calle”, de la colección Cantora.

En “Entren los que quieran” Residente acentuó su discurso sociopolítico mediante composiciones como “Baile de los pobres” y “Latinoamérica”, con el featuring de dos extraordinarias cantantes: Susana Baca y la carioca María Rita.

En Multiviral, lanzado en 2013, Calle 13 compartió créditos con el escritor Eduardo Galeano, el cantautor Silvio Rodríguez, Julian Assange y el actor John Leguizamo.

Al año siguiente, aceptó la invitación de Joan Manuel Serrat para interpretar el segmento de rap del éxito “Algo personal”, una crítica a los políticos que prometen y a la hora de la verdad no cumplen.
Mañana, con la madurez que supone la colaboración con estas y otras figuras de renombre en la música y la cultura en general, René Pérez se presentará en el Hiram Bithorn, en lo que se anticipa será un lleno total.

Desde “Querido FBI” hasta “Hijos del Cañaveral”, Residente ha sido un artista en continua evolución. La tendencia, sin duda, será su consolidación como juglar del hip-hop social, pero sin olvidar, como demostró en su demoledora ‘tiraera’ a Tempo, que su arte se origina en la Calle… 13.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo