Renuncias del Gobierno

El jueves, La Fortaleza hizo pública la petición de renuncia indicando que el gobernador “les exigió compromiso y entrega total en el trabajo que tienen que realizar para continuar la recuperación de Puerto Rico”

Renuncias  del Gobierno

La semana inició con las expresiones del presidente del Partido Popular Democrático (PPD), Héctor Ferrer Ríos, indicando que el Gobierno de Puerto Rico había colapsado tras un mes y medio del paso del huracán María, lo que fue rechazado por la administración del doctor Ricardo Rosselló.

 No obstante, casi al terminar la semana, el jueves, el primer mandatario solicitó a parte de su gabinete que firmara una carta de renuncia sin fecha. ¿Quiénes estaban en la reunión en la que se solicitó la firma de la renuncia? Fernando Gil (Vivienda), Julia Keleher (Educación), Rafael Rodríguez Mercado (Salud), Michael Pierluisi (DACO), Luis Rivera Marín (Estado), Wanda Vázquez (Justicia), Raúl Maldonado, (Hacienda), William Villafañe (Gobernación), Carlos Flores (Agricultura), Waldemar Volmar (Recreación y Deportes), Carlos Saavedra (Trabajo), Ramón Rosario Cortés (Asuntos Públicos), José Marrero (OGP), Tania Vázquez (DRNA), Erik Rolón (Corrección), Glorimar Andújar (Familia), Manuel Laboy (Desarrollo Económico y Comercio), Héctor Pesquera (Seguridad Pública), Itza García (Asociada de la Gobernación). 

A algunos les resultó curioso que la petición de firmas de estas cartas se dé la misma semana en que el primer ejecutivo de la isla le brindara su total apoyo a Ricardo Ramos, director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), quien no ha parado de recibir críticas por el manejo del restablecimiento del servicio energético de Puerto Rico y el controversial contrato a de Whitefish Energy.

No entro en el desempeño de los jefes de agencia a los que se les solicitó la renuncia. Es algo que compete al pueblo y al propio gobernador, como supervisor de cada uno de ellos. No obstante, como en toda organización, hay personas que se desempeñan con mayor eficiencia que otras. Hay quien puede analizar que la acción del gobernador podría responder a la existencia de algún tipo de descontento ciudadano respecto al desempeño y proyección de su gobierno. Por lo tanto, como líder, puede considerar que es su responsabilidad contrarrestar dicha percepción lanzando una advertencia.

El jueves, La Fortaleza hizo pública la petición de renuncia indicando que el gobernador “les exigió compromiso y entrega total en el trabajo que tienen que realizar para continuar la recuperación de Puerto Rico”. Esa expresión revela que la acción responde a que el primer mandatario necesita mayor compromiso de su equipo en la recuperación de la isla.

En las discusiones mediáticas proliferó que, como líder, el gobernador tiene la potestad de despedir a quien considere que no cumpla con su responsabilidad, y que el haber metido a todos esos funcionarios, los buenos con los menos eficientes, en el mismo saco, puede afectar a los que se desempeñan bien porque les pone ante el país un signo de interrogación, que en lugar de advertir en público, puede destituir y ya. Incluso, Ferrer expresó que esa petición validaba sus expresiones de que el Gobierno había colapsado y de que existía descontento. Luego de esto, La Fortaleza emitió otra comunicación cambiando la razón de la solicitud de la carta de renuncia. En esa segunda comunicación, por lo menos en lo publicado en los medios, no lo vincularon a la recuperación de la isla.

“Este es el compromiso máximo: cuando ellos ponen su carta de renuncia al frente, con tal de cumplir con el compromiso programático. Al reducir las agencias de 130 a 30, va a haber unos jefes de agencia que no van a ser jefes ya. Y lo que yo quería era ese compromiso con ese principio. De que vamos a reducir el Gobierno, y de que si nos olvidamos de eso, va a haber la tendencia de defender el territorio. Pero eso es un compromiso con nuestro pueblo”, indicaron el viernes.

Esta nueva posición apunta a que la petición no tiene que ver con la recuperación de la isla, como argumentaron anteriormente, y que realmente responde a un compromiso programático de campaña en la que se adelanta el proceso de renuncia para cuando eliminen agencias públicas. No obstante, el racionamiento lógico puede hacer pensar que, con esa razón, la carta de renuncia debió haber sido solicitada el mismo día que el jefe de la agencia inició sus nuevas funciones, no luego del paso de un huracán y la denuncia de que hay descontento con el Gobierno.

Si la versión correcta es la última comunicación de La Fortaleza, en el sentido de que la solicitud responde a una estrategia de reducir agencias por compromiso programático, entonces la ciudadanía podría concluir que el primer mandatario está satisfecho con la respuesta de su equipo de trabajo atendiendo la emergencia tras el paso del huracán María.