¡El lunes paramos!

Jerohim Ortiz Menchaca enumera cada uno de los atropellos y ataques al pueblo, por los cuales el país parará este próximo lunes

Por Jerohim Ortiz Menchaca

Foto: Dennis A. Jones/Metro PR

Este lunes, primero de mayo de 2017 todos y todas paramos.

No debe turbarse nuestro corazón ni tener miedo. Es mucho lo que podemos ganar al ejercer nuestro derecho a la expresión con una acción contundente y muy poco lo que se puede perder.

Desde que se anunció el Paro Nacional el gobierno ha tratado de infundir terror en el país sobre las implicaciones que tendrá esta gran manifestación. Poco les ha faltado para decir que el lunes caerá una lluvia de fuego, el agua se convertirá en sangre y la tierra se abrirá y nos tragará.

Trataron de amedrentarnos asegurando la activación de toda la fuerza disponible de la policía, supuestamente 13,000 oficiales.

Además el gobernador admitió que su régimen carpeteaba a presuntos manifestantes para “monitorear sus micro tendencias” de disidencia. Para rematar ayer en su mensaje generalizó acusando a quienes protestan de criminales y alteradores de la paz.

Lo cierto es que el paro no marcará el principio del apocalipsis caribeño. De lo que se trata es de llevar a la Junta de Control Fiscal de Estados Unidos y al gobierno de Ricardo Rosselló un mensaje claro: ustedes tendrán control del gobierno pero el país sigue siendo nuestro y no pagaremos los platos que traidores, buitres y delincuentes rompieron.

El paro nacional de este lunes no es solo de los sindicatos, todo el país está convocado y por eso decenas de organizaciones civiles se han unido. No importa si eres trabajador público o privado, sindicalizado o no, desempleado, retirado o estudiante, rojo, azul, verde, violeta o sin colores, el lunes paramos.

Paramos para exigir la auditoría de la deuda.

Paramos por los atropellos de la Junta de Control Fiscal déspota que acaba de aprobar aumentos a las tarifas de agua y luz.

Paramos por los recortes de más de 500 millones que amenazan con desaparecer nuestra Universidad de Puerto Rico.

Paramos por la reforma laboral del sector privado bajo la cual, usted que me lee, perdió días de vacaciones, enfermedad, jornadas de trabajo, salario y le arrebataron su seguridad de empleo.

Paramos por las medidas que han aprobado contra nuestros servidores públicos que han invalidado sus convenios colectivos.

Paramos por los recortes a las pensiones de nuestros viejos.

Paramos por el despido que vendrá de más de 10 mil empleados públicos.

Paramos por los 2.5 millones que le pagarán a Natalie Jaresko y los 250 mil de Julia Keleher.

Paramos por el aumento de 70% en las multas de tránsito.

Paramos por el aumento estrepitoso en el costo de nuestros marbetes.

Paramos porque duplicaron el costo de los peajes.

Paramos por los jugosos contratos que han otorgado a políticos derrotados.

Paramos porque mientras se macanean y arrestan a quienes protestan Hector O’Neill sigue siendo alcalde de Guaynabo.

Paramos por el codazo traicionero del convicto representante José Luis Rivera Guerra a un manifestante.

Paramos porque se proponen cerrar 300 escuelas pero bajo ninguna circunstancia recortan los privilegios de asesores, políticos y quienes pagan sus campañas.

En fin, paramos porque estamos hartos de pagar SIEMPRE la crisis monumental que no creamos.

Paramos porque estamos indignados y no seguiremos cooperando con quienes buscan estrangularnos y humillarnos. Ni con el Congreso ni con la Junta ni con nuestro gobierno.

Si usted no puede acudir a alguna de las marchas que terminarán por concentrarse frente a las oficinas de la Junta de Control Fiscal en Hato Rey existen otras acciones que puede tomar para apoyar el paro.

Ese día no compre en ningún comercio ni siquiera para echar gasolina.

Es necesario dejarnos sentir. Ya demasiado tiempo bajo gobiernos de ambos partidos nos han oprimido hasta el hastío. Por eso, el lunes 1 ero de mayo, en Puerto Rico ¡Paramos!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo