"¡Las doce, compañeros!"

Por: William Villafañe, secretario de Gobernación

Uno de los más gratos recuerdos que tengo de mi infancia es el esperar aquella tradicional transmisión del Brindis del Bohemio, recién pasadas las doce de la noche y anunciada la llegada del año nuevo. No faltaba quien, observándolo en televisión, interrumpiera para recordar la cantidad de veces que debió haberlo escuchado tiempo atrás, gracias a la radio. Dos de sus versos siempre llegan a mi mente cada vez que me remonto a esos momentos: “Las doce, compañeros” y “¡Por mi madre!.. bohemios”.

La llegada del 2017 trae consigo las renovadas esperanzas en que el mañana será mejor. La seguridad de que comienza la era de la transparencia como principal herramienta para devolver a nuestra gente la tan necesaria confianza en su Gobierno. La garantía de que retomaremos juntos, como pueblo, la ruta de progreso que anhelamos y merecemos. Cuando el reloj marque las doce y llegue el primer día de enero, tendremos la certeza de que tan temprano como el lunes, Puerto Rico será testigo de una nueva alborada, cuya luz ilumina la senda que hemos de tomar hacia un prometedor destino.

Hoy por hoy, esa madre abnegada de “[E]l brindis”, además de nuestra amada progenitora, podemos identificarle en nuestra patria; la que como la anciana venerada por Arturo, “bohemio puro, de noble corazón” también piensa en el mañana “como en algo muy dulce y muy deseado”, convencida de que pronto estaremos en ruta a un mejor futuro para Puerto Rico. Que lo trivial y vano no irá al frente en nuestras prioridades, que se recupera una cultura de valores y el fortalecimiento de la familia como núcleo social y en que enfrentamos los retos enfocados en alcanzar las metas de nuestro Pueblo. Que seremos testigos de un renacimiento, en igualdad de derechos y oportunidades; y por primera vez en mucho tiempo, brindaremos no sólo por nuestro pasado aleccionador, si no por el fruto del esfuerzo realizado para garantizar tiempos mejores.