¡Cambios en Univisión P.R.! ¿Y regresa el Noticiario?

Lea la columna de Yolanda Rosaly.

¡Cambios en Univisión P.R.! ¿Y regresa el Noticiario?

Un velo de misterio, especulaciones y chismes rodea a Univisión Puerto Rico desde hace meses. Aunque, en realidad, eso ha sido así desde octubre de 2014, cuando se produjo el cierre del Departamento de Noticias. Como dije en aquel entonces, (cuando formaba parte de ese equipo periodístico como productora general) y repito ahora, la situación fue difícil de aceptar, pero, al mismo tiempo, entendí perfectamente que se trató de una determinación de negocios como las millones que se toman a diario en el mundo entero.

No obstante, según han pasado los meses (y ya van dos años), se ha dicho de todo. ¡Desde lo más lógico hasta llegar a lo imaginable y ridículo! ¿Cuál es la verdad? Pues a mí me parece sencilla: acontecimientos lógicos de la evolución, a nivel gerencial y de programación, de un canal de televisión principal, importante, relevante.

No es un secreto que este año a NINGUNA emisora televisiva (ni radial, ni tampoco a los medios impresos) le ha ido del todo bien, aunque algunos quieran aparentar lo contrario. Todos se han quedado cortos en sus llamadas cuotas, en sus proyecciones de ventas. Aun aquellos que gozan de un excelente rating han tenido dificultades para vender sus espacios comerciales. Las razones también son obvias: la crisis económica que ha redundado en un recorte en presupuesto de los clientes para promocionarse.

En fin, que todo el mundo se concentra en atacar, criticar e intentar destruir a Univisión Puerto Rico por las circunstancias que le ha tocado vivir, cuando el resto de las emisoras no la están pasando nada bien. Créanme. Pero, como dice el dicho, “del árbol caído todo el mundo hace leña”.

Y, como dice mi amigo Rubén Sánchez, aquí les va un atisbo de lo que se dice de boca de quienes están muy empapados del asunto: recientemente se hizo un anuncio de que la programación local continuará y aumentará (tras la llegada de un nuevo presidente y gerente general, el estadounidense pero residente en Puerto Rico hace varios años Michael Gillepsie).
Según me dicen, aparentemente, los programas que actualmente se encuentran en el aire renovaron contrato por varios meses únicamente, pues en el segundo trimestre del 2017 o para el verano serán sustituidos por noticias… Claro, no será un departamento como el que existía, sino uno más reducido, pues irán ampliando su oferta poco a poco, como debe ser. Para esto, me contaron, ya tienen preseleccionado a un personal, a mi juicio, supercapacitado. ¿He dicho nombre yo? No… ¡Pero enhorabuena!

No obstante, también se barajea continuar con la actual programación local y añadirle el o los noticiarios, pero todo dependerá de que puedan aumentar los números de rating y, por ende, incrementar sus ventas de pautas de anuncios. Y, este año (y lo que no es secreto para nadie), esas cifras no han sido las mejores. De hecho, entiendo que las más bajas de su historia.

Mención aparte merece que estos números no tienen nada que ver con la calidad de sus programas que, por mucho, superan en contenido a gran parte de los que transmiten otros canales. Pero los retos que enfrenta Univisión van más allá de calidad y cantidad de programación local; tienen que ver con imagen, percepción, etc. Es decir, un tema digno de otra columna…

Así las cosas, lo que sí comenzará muy pronto será el “lavado de cara” que les estarán dando a varios de los programas locales; excluyendo a dos o tres integrantes de Los seis de la tarde, unos tendrán que decir “bye bye” y otro pasa a un programa ya existente en las noches. ¿Junto a Daniela Droz? Pues eso escuché y sería una magnífica decisión. ¡Daniela es espectacular! Una de las mejores anfitrionas, de las más completas, que tenemos en el país. Ya veremos.

Mientras, la idea es darle un giro más “noticioso” a Los seis de la tarde. ¿Cómo embocadura para colocar ahí el noticiario? Pues quién sabe, pero suena lógico. Como pasa en todos los canales, en todo el mundo, los cambios sugieren movimientos, gente que, lamentablemente, queda fuera y otros que entran. Esto es parte normal de la industria y solo debemos aspirar a que esos números mejoren y pueda aumentarse el taller para los nuestros. Así que mi recomendación es que apoye lo nuestro, sin mirar atrás. Todos merecemos una mejor televisión, más calidad, cantidad y darles la oportunidad a cientos de profesionales, frente y detrás de las cámaras, a que se ganen el pan honradamente.

Para todos ellos y para ustedes, mis lectores, ¡FELIZ NAVIDAD!