Desafío del periodismo de 2017

Lea la columna de Mariliana Torres.

Por Mariliana Torres

Por alguna razón que le atribuyo a la adrenalina de las elecciones, acontecimientos noveles, impacto de resultados y la incertidumbre del futuro económico llegamos al Día de Acción de Gracias sin darnos cuenta. Para colmo dentro de cuatro semanas y media despedimos el año 2016 que no fue fácil. Entonces nos encaminamos hacia el 2017 con más preguntas que respuestas. En términos periodísticos, se perfila magnífico por la cobertura y los temas que se generarán.

Pero estaremos ante un ente federal (Junta de Control Fiscal) que gobernará y ofrecerá información a cuentagotas. Por otro lado, tendremos en La Fortaleza a un gobernador criticado por su inexperiencia recibiendo instrucciones de la Junta y cuyas decisiones hay que analizarlas. En cuanto a la Legislatura, pues, mas allá de ser figuras decorativas, vamos a ver si realmente se atreven a desafiar la gobernabilidad de la Junta de Control Fiscal. Ante esos retos, el periodista más que nunca debe ser como la esponja, absorber todos los escabrosos temas que, en su mayoría, son económicos para poder informar a los ciudadanos sobre las decisiones que se tomen.

Los aliados perfectos de 2017 son las tecnologías digitales y las fuentes de información del periodista para contrastar los datos recibidos. En el 2017 hay que presionar aún más el botón de la malicia periodística. Si bien la Internet y las plataformas de las redes sociales son esenciales para transmitir información, se requiere un compromiso serio y verdadero a la hora de publicar. Los ciudadanos también deberían corroborar datos antes de tomar su teléfono móvil para colocar en sus respectivas páginas información que no es correcta y que ocasiona daños irreparables.

Los periodistas deberán acostumbrarse a las nuevas rutinas de trabajo que llegaron para quedarse. Pocos pisarán la redacción porque lo que se requiere para poder competir con el monstruo de las redes es la inmediatez responsable y la imagen en movimiento del acontecimiento. Es decir, periodistas multimediáticos que están transformando el modo de hacer periodismo. El escenario en línea (online) ha renovado la profesión. Sin embargo, plantea encrucijadas de futuro por la alteración de puestos de trabajo del periodismo tradicional y precipitación de entrega información con imprecisiones.

Otro reto del 2017 será inculcar y repasar la ética de la profesión minada por la inmediatez. Los periodistas tienen que entender que transmitir información es un privilegio con responsabilidad. Van de la mano porque, de lo contrario, el periodista y el medio de comunicación que transmite perdería credibilidad y legitimidad. No se puede perder de perspectiva que el daño por información falsa es irreparable. Se podrán pedir disculpas, pero, lamentablemente, el público retiene lo erróneo.

Me parece que el reto mayor será producir más con poco dinero y la noticia que se genere tendrá necesariamente que producir dinero. Esto es peligroso porque la historia periodística iría de la mano de la rentabilidad, creatividad y no de la calidad. Es muy lamentable ese amarre, pero es la realidad económica de los medios de comunicación.

Ante esa nueva realidad, la función y la responsabilidad del periodista es mayor. La nueva existencia económica plantea que no se puede separar a uno o dos periodistas para hacer un reportaje investigativo porque cada día son menos en la sala de redacción que solo dan abasto para lo cotidiano. Para cumplir con la inmediatez, los medios continuarán recibiendo contenidos generados por otros que no son necesariamente periodistas. Los contenidos preferidos serán los que generen opinión pública y los que vengan de las bases comunitarias y los blogueros.

Firmemente pienso que para que el periodismo tradicional evolucione se debe publicar información concreta, especializada y abrir las puertas a la gente para que se exprese y comprenda la realidad de su país. Si hay niños pequeños que toman el teléfono y generan noticias, entonces debemos ir pensando que las nuevas generaciones están sedientas de información porque nada de lo publicado les complace. Entonces, desde ya debemos buscar la manera de adecuarnos al periodismo de 2017 y contar historias de un minuto y treinta segundos en medios electrónicos, 400 palabras en prensa digital y el manejo adecuado de toda plataforma que genere videos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo