Llegó el momento

Lee la columna del comisionado electoral del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

Llegó el momento

Por: Roberto Aponte

En el transcurso de esta campaña, María de Lourdes Santiago se ha distinguido por ser la única candidata a la gobernación que ha traído a la discusión pública la posibilidad de un rumbo diferente para Puerto Rico, el de la verdadera soberanía, la independencia y la única voz firme en defensa de la dignidad puertorriqueña frente a la imposición antidemocrática de la Junta Fiscal.

Luego de estudiar en escuela pública en su pueblo de Adjuntas y de completar sus estudios en Humanidades y Derecho en la UPR de Río Piedras, su trayectoria política ha sido ejemplar. En coyunturas trascendentales, ha puesto la palabra y la acción en el mismo lugar, como ocurrió cuando fue encarcelada por defender al pueblo viequense en su lucha contra la Marina de los Estados Unidos. Hizo historia en las elecciones del 2004 al ser elegida como la primera mujer independentista senadora. Su vida es ejemplo de trabajo y dedicación para representar a los sectores menos afortunados de nuestra sociedad, las jefas de familias, los niños de educación especial, la población LGBTT y las comunidades constantemente atacadas por los intereses de los desarrolladores. Su compromiso patriótico con nuestro pueblo es incuestionable. Por estos atributos y muchos otros, María de Lourdes es la única candidata a la gobernación que representa a los que creemos en la capacidad de nuestra nación puertorriqueña para unirnos al mundo y alcanzar nuestra soberanía plena.

Este 8 de noviembre, los puertorriqueños participaremos en un proceso electoral en el que cada voto por María de Lourdes significa una afirmación de los principios y valores que ella representa y una exigencia contundente de independencia a los del norte. Todos los electores tenemos la responsabilidad de votar con conciencia para enfrentar la dictadura colonial de una Junta Fiscal que sin escrúpulos viene a empobrecer nuestra sociedad con efectos impensables en nuestras familias. Un voto por María de Lourdes será un mensaje de resistencia de un pueblo que ha luchado por años por su identidad, es un voto por la justicia social, es un voto contra la colonia y a favor de la independencia. Todo independentista, no importa la edad, tiene que sentir orgullo de ser representado por una candidata que manda y va y que pertenece a una nueva generación de patriotas.

Llegó el momento en que nos guiemos por nuestros valores. El 8 de noviembre sal a votar por María de Lourdes a la gobernación.