Bernier duerme con su enemigo

Lea la columna de Alex Delgado.

Por Alex Delgado

La pasada semana, en NotiUno 630 se reveló una grabación que le realizaran al candidato a la gobernación por el Partido Popular Democrático (PPD), Dr. David Bernier. En dicha grabación habla sobre los consejos que le dan líderes de la vieja guardia de la colectividad, a quienes compara con los “pitcher estucaos”, y parece confesarse soberanista.

Ya usted debe haber escuchado o leído los reportes de la grabación, y, si no, los puede encontrar en notiuno.com y en metro.pr. El contenido de la grabación ya ha sido discutido. Bernier validó la autenticidad del audio y dio su versión del contexto en el que habló, aunque a mí no me convenció su explicación de que hablaba sobre los partidos y no de los líderes. El audio está disponible y usted llegue a sus conclusiones.

El hecho de que grabaran a Bernier a escondidas demuestra solo una cosa: un sector de su partido lo quiere derrotado el próximo 8 de noviembre y no es el sector del bando de Alejandro García Padilla, con el que ha habido los roces naturales de una campaña a otra dentro de una misma colectividad.

David Bernier fue grabado en una actividad convocada por los legisladores soberanistas Manuel Natal Albelo y Luis Vega Ramos. ¡52 minutos de grabación! A mi juicio, la grabación tuvo, desde su inicio, la intención de intentar afectar la candidatura de Bernier, y dicha intención nace de ese grupo de soberanistas. Solo era cuestión de que el propio Bernier resbalara.

¿Por qué grabarlo? Comencemos por destacar que esa reunión no era en la plaza pública, sino una privada en la que participaba un reducido grupo de su propio partido que sueña con un Borinquen que sea libre y soberano, ya que entienden la estrella de nuestra bandera no cabe en la americana, como diría Andrés Jimenez el Jíbaro. ¿Quién o quiénes se benefician dentro del PPD de que Bernier pierda las elecciones la semana que viene? A mi juicio, quienes tengan hoy intenciones de aspirar a la gobernación en el 2020.

El 21 de octubre del año pasado, cuando aún se debatía la viabilidad de Alejandro García Padilla para la reelección, en el programa Jugando pelota dura (Sistema TV), el asambleísta y presidente de la Asamblea municipal de San Juan, Lcdo. Marco Antonio Rigau, dijo: “Eduardo Bhatia sabe que su oportunidad de ser gobernador es el 2016. Después de 2016 se le hace tarde”. Le pregunté directamente si era porque en el 2020 sería el turno de Carmen Yulín Cruz y Rigau contestó: “Ella ha dicho eso mismo. Ella se lo dijo a la Junta de Gobierno del Partido Popular”.

Luego, Rigau recibió un tapabocas de la propia alcaldesa, al decir que Rigau no tenía el dato correcto. Si me preguntan a mí, creo que Rigau sí tiene el dato correcto, y su único error fue hacer pública la intención de Cruz. De hecho, Cruz hizo saber que el 2020 es su último año como alcaldesa.

Desde el año 2000, Puerto Rico ha tenido cuatro gobernadores en cuatro ciclos electorales, uno por cuatrenio, por lo que, si eso sigue como norma, el próximo cuatrenio del 2020, podríamos tener otro gobernador. La alcaldesa de San Juan fue la política más dura a la hora de criticar a Alejandro García Padilla, al punto de llamarlo indirectamente “terrorista” con la controversia del Naled y el zika. No hubo político del Partido Nuevo Progresista que le diera tan duro a un gobernador de la Pava como Carmen Yulín Cruz.

Si David Bernier ganara la gobernación, Carmen Yulín Cruz no podría volver a emprenderla contra un gobernador popular para luego aspirar ella en el 2020. Se proyectaría como una “popular” desleal que sacrifica a otros, incluso al partido, por intereses personales. En el caso hipotético de que Bernier fuera el próximo gobernador y continuaran los problemas, mataría cualquier aspiración del PPD o político popular a la gobernación para el 2020, incluyendo a Carmen Yulín Cruz.

Por eso, para la alcaldesa, el mejor escenario para una candidatura suya a la gobernación en el 2020 es que el próximo martes 8 de noviembre David Bernier sea derrotado y Ricardo Rosselló sea el próximo gobernador. Si Bernier pierde, no dude de que Cruz tome las riendas de los cantos que queden del PPD e inicie una transformación del partido llevándolo a una filosofía más de izquierda. Con un gobernante estadista, ella estaría en una posición más cómoda para fiscalizar, presentarse como opción en el 2020 y convertirse, si el pueblo la elije, en la primera gobernadora independentista, como he expresado anteriormente, bajo un renovado PPD.

Ciertamente, no digo que todo esto sea algo orquestado en la cúpula soberanista del PPD, más bien interpreto y analizo los hechos, tomando en consideración los elementos de esa reunión y a quién convendría que una grabación como esta descarrile las aspiraciones de David Bernier el próximo martes 8 de noviembre. No hay duda de que quien grabó a Bernier en ese encuentro de soberanistas sin que él lo supiera lo traicionó; por lo que pareciera que Bernier duerme con su propio enemigo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo