Columna de Héctor Millán: Siempre preparados