Columna de Mariliana Torres: Los jóvenes están esperando

Por Mariliana Torres @MarilianaTorres

¿Se han fijado que apenas hemos escuchado propuestas dirigidas a la juventud por parte de los candidatos a la gobernación? La discusión se ha ido en tratar de explicar los entuertos del convicto Anaudi Hernández y en tratar de entender qué hará cada quien como si fuera un paladín de la justicia contra la Junta de Control Fiscal. ¿Quién se ha esmerado por contestarles las preguntas y las dudas a los jóvenes electores? Es importante que prestemos atención al comportamiento electoral de los jóvenes electores y que los medios de comunicación retomen su rol socializador ante la ausencia de contestaciones que satisfagan este sector de la sociedad.

Le invito a que realice el siguiente ejercicio: converse con un grupo de jóvenes electores que por primera vez irá a las urnas. Apunte sus preocupaciones; luego, busque las propuestas de los diferentes partidos, así como los candidatos independientes. Busque las respuestas y no las encontrará, lamentablemente.

Puedo decir que la mayoría de los jóvenes que han conversado diariamente conmigo repudian las conductas corruptas que han causado la debacle en el país. Se interesan, más de lo que usted piensa, en las consecuencias que podrían ocasionar las determinaciones, ya sean buenas o malas, de la Junta de Control Fiscal. Algunos de ellos me han expresado temor de que sus expectativas profesionales no se cumplan por más preparación académica tengan. Y, para colmo, recibieron una bofetada en la cara cuando leyeron que el futuro gobernador tiene la discreción de bajar el salario mínimo específicamente de ese sector poblacional debido a la crisis fiscal. En nuestros días casi todos los estudiantes trabajan para pagar sus gastos y apenas les da el dinero. Tienen que hacer grandes sacrificios para cumplir con todas sus responsabilidades. Ante ese panorama, no es de extrañar que la mayoría contempla graduarse e irse del país.

Si bien es cierto que toda propuesta o legislación del futuro gobernador y la Legislatura tendrá que pasar el cedazo de la Junta de Control Fiscal, aún no escuchamos propuestas viables para la juventud considerando la realidad económica. Quizá en las próximas semanas, cuando los partidos políticos liberen las campañas de publicidad, escuchemos el sonsonete. Prestos a escuchar sus estribillos y canciones (en esta ocasión sosos como el arroz sin sal), los jóvenes esperan por esa propuesta viable.

Los políticos no pueden menospreciar esa inquietud de los jóvenes votantes. Observen lo que le ocurrió al excandidato primarista por el Partido Nuevo Progresista Pedro Pierluisi. Él esperaba más electores en las urnas y, sencillamente, no fueron. Por lo tanto, salió derrotado. Si los electores de todos los partidos se comportan como la pasada primaria, es obvio que ello se traducirá en abstencionismo. A diferencia de las anteriores elecciones, en esta ocasión, la oferta electoral es más grande, pero con grandes incertidumbres que socavan las propuestas electorales.

Los jóvenes también están muy pendientes de la imagen del candidato y quiénes lo rodean. Hay interés en mejorar imágenes, y eso se ve en aquellos que han intentado sacar la escoba y el mapo para limpiar la papeleta. Unos lo han logrado; otros, no colocando en entredicho su liderato.

¿Cómo el político puede incidir en la juventud para poder convencerlo a votar por él o ella? Jamás piense que el joven votante no tiene las destrezas desarrolladas para analizar las consecuencias de las propuestas planteadas. En estos tiempos en que la calidad de vida y la estabilidad económica de su familia está en la cuerda floja, es imperativo preguntarse quién me puede ofrecer estabilidad social para enderezar el país duramente golpeado por la política y el inversionismo político.

Fíjese ahora que ni los partidos ni las familias que por décadas mantenían los votos partidistas como si fueran una tradición convencen a un joven adulto de por quién debe votar. Ese cometido de ente socializador es fundamental que sea desempeñado por los medios de comunicación. Los jóvenes votantes están esperando.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo