Columna de Lily García: ¿Cual es el propósito?

Esta semana estuvo en Puerto Rico una de mis maestras espirituales, la monja budista Venerable Lhundup Damcho. Vino a ofrecer un curso acerca del manejo del cambio.  Aunque sabemos que todo está en constante transformación, la falta de capacidad para manejar esos cambios, pequeños y grandes, sigue siendo una de las mayores fuentes de sufrimiento de los seres humanos.

El tema se hace más relevante en estos momentos en que todo parece estar cambiando, no solo en nuestra isla, sino en todo el planeta. Y el proceso no se va a detener. Está cambiando el clima, la forma en que vemos la salud y la sanación. Está cambiando nuestra visión de la espiritualidad y las relaciones políticas y económicas entre naciones. Ha cambiado la economía, y nuestras relaciones con los trabajos y con el dinero. Como bien dice esa hermosa canción inmortalizada por Mercedes Sosa, “todo cambia”. 

La Venerable Damcho mencionó que todos necesitamos algún tipo de estabilidad para compensar ese vaivén constante de los cambios.  Todos buscamos que algo nos mantenga la ilusión de que las cosas están estables. El hogar, la rutina del trabajo, grupos familiares y de amistad, son todos elementos que aportan a una apariencia de estabilidad. Ella, sin embargo, vive como nómada, junto a su comunidad de cinco monjas budistas. Pasan parte del año en la India y parte en México, acomodando en el proceso viajes a Puerto Rico y EE. UU.  

¿Dónde, en medio de una vida en constante movimiento encuentra ella su estabilidad?    Esa fue mi pregunta. Por un momento se quedó callada, pensó, y de inmediato respondió.  “En mis metas. Me enfoco en mis metas. Y es algo en
lo que tal vez deberían
meditar todos.”

Y tiene razón. Lo que ella llama metas, yo llamo propósito.  No importa lo que pueda estar cambiando a tu alrededor,  mientras tu propósito de vida esté claro, siempre gozarás de una estabilidad saludable. El que vive con propósito siempre sabe hacia dónde quiere ir. Si has vivido hasta ahora dependiendo de lo externo para tu estabilidad, recuerda que allá afuera nada es seguro.     
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo