Columna de Alex Delgado: Ayer Vieques, hoy la Junta

El 19 de abril de 1999 murió el viequense David Sanes luego que un piloto de la Marina de Estados Unidos, por error, confundiera con un “blanco” el puesto de observación en el que trabaja el entonces guardia se seguridad. Ese accidente fue el detonante de una lucha por sacar a ese cuerpo castrense de la Isla Nena. Ruidos excesivos, temblores por la bombas y una alta incidencia de cáncer fueron las razones principales de la campaña para reclamar una mejor calidad de vida en favor de los hermanos viequenses.

Dicho reclamo unió a cerca de 100 mil personas en una marcha que salió de la avenida Jesús T. Piñero hasta el estadio Hiram Bithorn para el mes de febrero de 2000. Artistas, líderes religiosos, políticos y ciudadanía en general reclamaron “Paz para Vieques”. Muy pocos señalaron que la lucha por Vieques, por parte de muchos los organizadores principales, era el medio para llegar al fin, que es la independencia de Puerto Rico. Incluso, el propio Rubén Berríos consignó el reclamo de que “…hoy es Vieques, mañana Puerto Rico” lo que evidenció, a mi juicio, que el propósito principal del sector de izquierda era una lucha ideologica, más que por el bienestar y la calidad de vida de esos hermanos. No obstante, había una muerte de por medio y las quejas de los viequenses, por lo que resultaba para muchos un análisis insensible decir lo que hoy vemos era una realidad.

Yo creo que los reclamos eran genuinos, válidos y pertinentes. Estoy convencido. Sin embargo, me pregunto ¿dónde estan hoy esos paladines? ¿dónde rayos están los que juraban que su preocupación era el bienestar de los viequenses? ¿dónde está la marcha para reclamar una mejor calidad de vida para los viequenses y culebrenses? Muchos exhiben en sus oficinas o paredes de sus casas la foto esposados tras ser arrestados por desobediencia civil. ¿Han vuelto a Vieques? ¿Que acto de desobediencia civil han realizado ante la rampante ola criminal que azota a la Isla Nena? ¿Hoy los viequenses no importan?  ¿Ha escuchado usted si la incidencia de cáncer desapareció o se disminuyó considerablemente o si se mantiene más o menos igual?

Eso me dice que Vieques se trató, principalmente, de una lucha independentista y un “photo opportunity” para muchos (no todos)… ustedes saben, de esos que desean sentir que son la reencarnación de Pedro Albizu Campos pero que su lucha principal se limita, en gran medida, a escribir mensajes en redes sociales desde el aire acondicionado. Mucha foto, muchos escritos en la lucha para liberar a Vieques de la Marina, pero absolutamente nada para liberarla de las garras del narcotráfico y la ola criminal en las que ha caído.

El pasado viernes Noti Uno 630 realizó un operativo de todo el día transmitiendo desde el terminal de lanchas de Fajardo, Vieques y Culebra, y la verdad que da pena lo que aún tienen que pasar los hermanos de las Islas Municipio. Recuerdo ver, de cara a las elecciones del 2000, a Sila María Calderón y Aníbal Acevdedo Vilá en la marcha multitudinaria “por el bienestar de Vieques”. Fueron los próximos dos gobernadores de Puerto Rico. Vaya y pregunte a la Isla Nena como mejoraron su calidad de vida.

“Las mujeres (embarazadas) cuando están ya con contracciones y dilatación las revisan, les hacen los exámenes pertinenetes, y tratan de controlarle las contracciones para montarla en un avión y llevarlas a Fajardo. Muchas veces, cuando hay mal tiempo… tienen que estar dispuestas a montarse en un avión, con esa ansiedad”, dijo una líder comunitaria ante lo que indicó es la falta de ginecólogos. Dígame que eso es calidad de vida para esos hermanos. ¿Dónde están los de la desobediencia civil o los que marcharon? Aceptemos se han olvidado de la isla municipio porque ya no representa una lucha por la independencia, ya sacaron la representación de Estados Unidos de allí. Y reitero, mi crítica es que olvidaron a Vieques y de Culebra solo recuerdan lo lindo que es Flamenco.

Como ayer fue Vieques y hoy es Puerto Rico, pues ahora pasamos, 17 años más tarde, a una manifestación frente al Tribunal Federal por la Junta de Control Fiscal y le piden su apoyo. Serán muchos los que caigan nuevamente en la cogida que nos dieron con Vieques. Vendrán con el cuento de la dignidad bla, bla, bla. ¿Dignidad?  Nuestros gobiernos se han pasado por un peñón, más grande que el de Tallaboa, la dignidad del pueblo, al punto de llevar el nombre de Puerto Rico a su nivel más bajo, al desprestigio, a titulares internacionales diciendo que no tenemos la capacidad de administrar, gobernar, que se roban hasta los clavos de la cruz. Estos grupos nunca han hecho un car…amba por eso, ni desobediencia civil, ni marchas, ¡nada!. Ahora, como el gobierno federal aprueba una junta para que aprendamos a administrar: “¡Oooohhhh, eso es una afrenta contra la dignidad del puertorriqueño!”.

¿Quiere usted que Puerto Rico sea una república independiente? Sencillo: únanse a esa campaña, monte una caseta y adopte el discurso. Si entiende que una cosa no tiene que ver con la otra, solo mire el ejemplo de Vieques, donde una vez lograron su objetivo, se olvidaron de los viequenes porque fueron el medio, no el fin.