Columna de Hiram Guadalupe: Antídoto al crimen

Por Hiram Guadalupe @hiramgp

Pequeños inocentes se han convertido en las más recientes víctimas del crimen. Niños y niñas que antes de comprender los entresijos de esta compleja sociedad ya conocieron el terrible rostro de la violencia. Es un panorama terrible y doloroso.

En nuestras calles, barrios y comunidades crece la preocupación por la avalancha de asesinatos que se registran a diario en la isla. El drama del delito transcurre hoy desde cualquier esquina y a cualquier hora sin importar las consecuencias que tiene un disparo.

La radiografía social del país espanta; mas lo peor es que nadie desde las estructuras del poder gubernamental se ha atrevido a ponerle un coto a la violencia que enfrentamos y cuyas causas están intrínsecamente vinculadas al trasiego de drogas ilícitas que circula con fuertes descontroles en su distribución, oferta y demanda.

Ante el dilema criminal, las respuestas del Estado son las mismas de hace décadas: más policías, más balas y más arrestos. Se olvida que, bajo la alternancia del poder político bipartidista que hemos vivido en el último medio siglo, ninguna estrategia policiaca ha sido eficiente; por el contrario, su puesta en marcha ha mostrado su invalidez.
El reto de reducir la alta incidencia criminal requiere de una mirada holística que centre su atención, ante todo, en el tema de la convivencia ciudadana. 

Desde el poder político hay que mostrar voluntad para atender y resolver los problemas sociales conexos al crimen. Se requiere concertar el desarrollo de un modelo socioeconómico sin exclusiones, basado en la igualdad de oportunidades y sostenido en un Estado que garantice la equidad social. 

Una nueva cultura ciudadana invita, además, a un fuerte compromiso con el fortalecimiento y la profundización de un modelo democrático amparado en principios de solidaridad, tolerancia e igualdad que procure un mayor bienestar ciudadano. Estas son las bases para la construcción de una cultura que nos permita convivir como comunidad cumpliendo normas sociales justas e igualitarias y aprendiendo a solucionar pacíficamente los conflictos cotidianos en el marco de una visión compartida de país.

En ese sentido, el Estado debe reconvertirse en facilitador de un proceso de gestión social y comunitaria ofreciendo herramientas para que los ciudadanos desarrollen capacidades de convivencia creando relaciones basadas en la confianza, la tolerancia y el respeto.

Ha dicho el exalcalde de Bogotá Antanas Mockus, quien logró reducir la incidencia criminal en esa ciudad introduciendo nuevos modelos de coexistencia social, que “el concepto de cultura ciudadana parte de la idea de que un gobierno puede impulsar mejoras sustanciales en la convivencia, la seguridad y la participación democrática de los ciudadanos mediante acciones sobre la cultura y no solo mediante acciones jurídicas o de vigilancia y control”.
En Puerto Rico, por ejemplo, existen proyectos que han mostrado la fórmula de cómo lidiar con conflictos sociales severos, en su mayoría violentos y que involucra a jóvenes, sostenidos en modelos educativos que inciden en la conformación de nuevos paradigmas de convivencia colectiva.

Es lo que ocurre en proyectos de educación alternativa como Nuestra Escuela, Centros Sor Isolina Ferrer y PECES. Allí se producen transformaciones impresionantes en la conducta de jóvenes que han sido abandonados por el sistema de enseñanza tradicional y que, en algunos casos, ya han tenido su primer encuentro con la ley.

No hay receta fácil para atajar el grave problema criminal. Sabemos lo que no funciona, y es eso, precisamente, lo que no se debe repetir. Corresponde ahora explorar nuevas vías que produzcan esperanza de futuro. En esas rutas deben permitirse la concurrencia de todos los sectores de la sociedad que, en equidad, deseen armar una nueva comunidad cívica que, como señala el sociólogo Robert David Putnam, deberá mantenerse “unida por relaciones horizontales de reciprocidad y cooperación y no por relaciones verticales de autoridad y dependencia”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo