Columna de Yolanda Rosaly: Indy, ¿con o sin flow?

Como diría mi amiga La Comay… ¡Paren la prensa! ¡Paren la prensa! Zuania Vélez, dizque conocida como Indy Flow, asegura que próximamente, “muy pronto”, será una gran estrella internacional. ¡Atención, Ricky Martin, Chayanne, Marc Anthony, JLo y hasta Lin-Manuel Miranda! Esta chica afirma que se unirá a la exclusiva lista de artistas puertorriqueños de fama mundial en la que ustedes se encuentran y por lo que tuvieron que fajarse, luchar y trabajar intensamente por muchos años.

¿¡En serio que esta chica está diciendo lo que piensa y siente!? ¿O es producto de la recomendación de algún “asesor” que está más desenfocado que ella? Cualquiera que sea la respuesta, esta es simplemente un disparate. Claro, muchos se preguntarán por qué. Entonces, hoy le doy espacio a esta joven y porque lo han hecho otros medios escritos, de radio y televisión. Pues me parece que la intención es la misma: exponer la información para que usted juzgue y tome la determinación de si respaldar su trabajo o, sencillamente, hacerle saber lo equivocada que pudiera estar en cuanto a la carrera que ha decidido seguir.

Debo dejar claro que todo el mundo tiene el derecho a trabajar en lo que quiera, siempre que sea legal y moralmente aceptable. Igualmente, la humanidad cuenta con la libertad de apoyar lo que entienda sea de su gusto y agrado. Pero, como a muchos comunicadores, me toca poner en perspectiva a quienes ocupan espacios que deberían estar asignados a personas con talento real en lo
que pretenden desempeñarse.

De la misma manera en que, la semana pasada, alababa el trabajo de algunos intérpretes y  agrupaciones que, sin ínfulas, trucos ni montajes, logran el éxito casi instantáneo, hoy señalo a esta joven que, sin dudas, está muy alejada de la realidad artística de estos tiempos y de siempre.

Para empezar, por lo menos yo, supe de ella porque se presentó como la novia de otro que —aunque sí tiene talento como cantante—, lamentablemente, ha vivido desenfocado, Jovani Vázquez. ¿Fue un truco para que Indy lograra cobertura de aquellos medios que le siguen los pasos a Jovani como parte, a su vez, de su estrategia de conseguir audiencia a través del morbo que provocan en la masa? Pues quién sabe. Pero a mí me huele que así fue.

Pero, al final, lo lamento por Indy y por el mismo Jovani, pues muchos le siguen el juego dándoles a entender que los cubren por el éxito o talento que tengan cuando, en realidad, lo que hacen es, lamentablemente, burlarse de ellos y provocar que otros hagan lo mismo. ¿O no se dan cuenta? ¿O sí están conscientes de esto, pero nos les importa? Pues, repito, quién sabe…

Y eso de que Indy se llene la boca diciendo que llegará a tener el éxito de una JLO o Rihanna, con un primer disco y con temas titulados “Chica ultra”, “La shorty” y “Mucho cash”, en realidad, me parece un chiste. ¿O de verdad se lo cree? Otra vez, quién sabe…

Así las cosas, de lo que sí estoy clara es de que todo aquel o aquella que quiera lanzarse al difícil y competido mundo artístico debe autoevaluarse muy seriamente sobre si su propuesta tiene o no futuro. Porque, si lo que quiere es ser cubierto por cuanto medio existe durante un par de días, ser blanco de todo tipo de críticas y luego desaparecer, pues dele pa’lante sin pensarlo mucho. Pero, si lo que desea es realmente hacer una carrera seria y existosa —ya sea a corto o largo plazo—, debe ser honesto consigo mismo y seguir los consejos de quienes realmente saben y no de personas poco experimentadas e inmaduras.

Probablemente, Indy tenga talento para muchas cosas y, como todos, tiene derecho a desarrollarse, trabajar, ser exitosa y feliz. Ojalá y logre su norte sin someterse a ser víctima de otros que, en honor a la verdad, son peores.