Columna de Yolanda Rosaly: Las Tribus vs. pintura y capota na" más

Por Yolanda Rosaly @YolandaRosaly

¡Mientras más sencillo, simple, directo y sin adorno alguno sea el producto, más éxito se obtendrá! Esa parece ser la fórmula que el público boricua ha decidido será la ganadora a la hora de determinar quién logra el éxito musical en la isla. Llego a esta conclusión, sin temor a equivocarme, tras ver el meteórico ascenso del conjunto llamado La Tribu de Abrante.

Les cuento que, no hace ni un año, Félix, un compañero camarógrafo de Univisión con quien laboraba en Rubén & Company, me dijo: “Tienes que conseguir a la Tribu de Abrante para traerla al programa”. ¿Quiénes son ellos? ¿Qué tocan? “¡Son bien buenos, bien diferentes; los escuché y van a ser un palo!”, insistió. Lamentablemente, Rubén & Company terminó sus ediciones antes de que pudiera darse la visita. No obstante, Félix tenía razón y ahora vemos a esta Tribu por doquier, inclusive en los programas de mayor rating, donde solo invitan a artistas de gran renombre o arraigo entre la llamada masa.

¡Qué bien! Eso me encanta por varias razones. Para empezar, la razón para formar el grupo, aparte del junte de 10 talentosos músicos, es simplemente alegrarles la vida a los demás. Así de básica ha sido su consigna y así de relevante su éxito casi instantáneo. “Cultura y mucha alegría, de eso trata este disco. Lo que hablamos es de pasarla bien. El público necesita motivación, frescura, optimismo con todo esto que estamos pasando, no solo en Puerto Rico, sino a nivel mundial”, le dijo recientemente el músico loiceño a Metro.

Por otro lado, el triunfo de la Tribu de Abrante echa por tierra teorías equivocadas y arcaicas que llevan a muchos aspirantes a artistas a vivir meses y años estudiando y delineando estrategias que incluyen género musical, imagen, promoción, mercadeo, etcétera. Igualmente, pasan largas semanas en gimnasios, sometiéndose a cirugías y cuanto tratamiento de belleza existe (sea mujer o varón). Y todo para nada, pues su exposición comienza y termina al momento de su lanzamiento.

Vivimos en otros tiempos en los que ser genuinos es la clave. ¿¡Por qué no acaban de entenderlo!? El líder de esta Tribu, uno de los dos hermanos Abrante, tiene claro su norte y lo que quiere lograr. “Como hizo Carlos Vives con el vallenato y Juan Luis Guerra con la bachata, así queremos llevar nuestra bomba al mundo para que todo el mundo la conozca. Ya estamos más que listos para brincar el charco”, añadió en la entrevista que realizara con la compañera Lynet Santiago.

Así las cosas, La Tribu de Abrante no es la primera que sale adelante con esta fórmula básica. En tiempos recientes, recordamos, precisamente, a otra Tribu, la de Pirulo. Y, en esa misma línea, llegó hace unos años Sie7e para quedarse. Como ellos, varios más en otros géneros que de inmediato se han ganado el favor del público boricua, que no tan solo ha respaldado sus producciones musicales, sino que estos andan guisando casi a diario en diversas actividades públicas y privadas tanto en la isla como en Estados Unidos y Latinoamérica.

Ya sea para fomentar los géneros autóctonos o cualquiera otro, al final lo que vale es el talento, ser genuino y honesto. Eso de ser el más lindo o linda, andar con ropa de diseñador, con joyas carísimas, maquillajes exóticos y cuanto embeleco exista para llamar la atención está no tan solo fuera de moda, sino lejano a los tiempos que vivimos. La gente analiza, sabe, entiende y discierne entre lo real y lo ficticio; entre lo valioso y lo que es na más que pintura y capota. Entonces, ¡que vivan las “tribus” de los que nos brindan música, mensajes buenos, verdaderos, de esos que llegan al alma y alimentan el espíritu!.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo