Columna de Yolanda Rosaly: ¿Debate Azul o color de hormiga brava?

En el transcurso de estos años muchos me han preguntado: “¿Quiénes son peores: los artistas o los políticos?”. Refiriéndose, claro, al grado de dificultad para tratar con ellos asuntos periodísticos. Para ser honesta y en honor a la verdad, los políticos son más accesibles, incluyendo aquellos momentos en que las circunstancias no les favorecen. Aún con la opinión pública en su contra, con frecuencia dan cara y responden al llamado de los medios de comunicación.

Pero con los artistas no es igual. Para nada. En cuanto sienten que el más mínimo detalle puede perjudicarles su imagen, se esconden hasta bajo la tierra. O, mejor dicho, en la mayoría de las ocasiones, “los esconden”. Sí, sus geniales relacionistas profesionales utilizan la técnica más sencilla, la más simple y poco ingeniosa, la que les da menos trabajo y no los obliga a pensar mucho. Se van por la vía fácil, en vez de poner en función los conocimientos y herramientas que se supone tenga a la mano un buen asesor de figuras públicas. Pero los relacionistas competentes no abundan o le cuestan caro al cliente, por lo que terminan pagando un precio más alto: callar y otorgar apostando a que “la gente olvida rápido” y en unas semanas ni se acordarán de lo que pasó”. Bueno, quizás eso pudiese pasar… Pero no siempre, ni es tan sencillo.

Habrá quien opine distinto o haya pasado por otras circunstancias que lo lleven a pensar diferente. No lo dudo. Pero, en lo que a mí respecta, trabajar como periodista, productora de televisión, como manejadora de medios en general, la experiencia con los políticos ha sido menos compleja que con los miembros de la farándula. ¡Ojo! No quiero ni puedo generalizar. De hecho, siempre he criticado este asunto de echar a todo el mundo en un mismo saco sin mirar las excepciones, que las hay, sin dudas.

Pero, por ejemplo, mi más reciente experiencia, la producción general de Debate primaria azul, que se transmitirá por Univisión Puerto Rico y WKAQ 580, entre otra decena de medios, el próximo martes 31 de mayo a las 8:00 p. m., ha sido extraordinaria. Debo confesar que pensé que el tira y jala entre candidatos (sobre todo, entre sus representantes) sería intenso y constante, pero no ha sido así.

Claro, no todo ha sido miel sobre hojuelas porque, como es de conocimiento general, el asunto de los números de las encuestas internas de cada uno de los candidatos los colocan bastante parejos, lo que caldea un tanto los ánimos. Ambos están tensos y no es para menos. Aparte de una intensa campaña, el licenciado Pedro Pierluisi tiene sobre sus hombros la responsabilidad de cumplir con su rol como comisionado residente en Washington y en medio de uno de los momentos más trascendentales de la historia económica de Puerto Rico con la posibilidad de la llegada de la ya famosa junta de control fiscal. No puede ser nada fácil llevar ese peso sobre los hombros y, a la vez, ocuparse de una campaña primarista. 

Por su parte, el doctor Ricardo Rosselló batalla el hecho de estar iniciándose en la política, nada más y nada menos, que peleando para convertirse en gobernador de Puerto Rico. Muchos le recomendaron que comenzara por la Legislatura y hasta la comisaría residente. Pero su decisión fue otra y le dio pa’lante sin miramientos. Aunque no lo exprese, estoy segura de que el camino recorrido no ha sido nada fácil para el hijo del exgobernador Rosselló.  Pero tiene su norte claro y no se ha amilanado ante ningún obstáculo.

Así las cosas, tanto el licenciado Pedro Pierluisi como el doctor Ricardo Rosselló han sido verdaderos caballeros, al igual que sus jefes de campañas, de prensa y otros colaboradores, quienes han hecho que el proyecto fluya satisfactoriamente asegurando que el debate del próximo martes sea uno de alta calidad, de gran y trascendental contenido para la decisión que tomen todos aquellos progresistas que decidan ir a votar a la primaria del 5 de junio.

Pero quedan cinco días para el debate y diez para esta primaria, en la que pocos se han arriesgado a vaticinar quién ganará, por lo menos en la contienda por la gobernación por el PNP. ¡Así que no se puede descartar que en vez de que sea una primaria azul se convierta en una de color de hormiga brava! Pendientes todos al debate del próximo martes a las 8:00 de la noche por Univisión Puerto Rico. ¡En este país y en la política todo
puede suceder!