Columna de Alex Delgado: Hacienda ¿Miente o no miente?

Por Alex Delgado @AlexDelgadoPR

Como les había expuesto anteriormente, el verano pasado publicamos en NotiUno 630 que el Departamento de Hacienda no quiso renovar un contrato de una empresa que corría perfectamente bien el sistema de sellos digitales de la agencia, afectando la disponibilidad de un servicio a la ciudadanía. Advertimos que sería un desastre, ya que la agencia no estaba lista para asumir el rol y se confirmó. Tuvieron que extender el contrato nueve meses para poder prepararse. Culminaron los nueve meses y Hacienda no estaba lista.
 
La semana pasada, ante informes que apuntaban a que Hacienda podía estar enfrentando un fraude millonario con la falsificación de sellos preimpresos (no digitales), probamos que dichos sellos son fáciles de falsificar y que son aceptados como válidos en la colecturía. Víctor Pizarro, secretario de Rentas Internas, admitió que los sellos no eran seguros, pero que no había problema porque montaron su sistema de sellos digitales. El sistema del que habla es tan barato que los nuevos sellos de la agencia se borran al rasparlos.
 Tratando de justificar sus acciones, Pizarro nos indicó que el sistema de la empresa privada a la que no le renovaron el contrato era ineficiente. Cuando todos los usuarios decían que era eficiente, entonces dice que para Hacienda no lo era. ¿Por qué? Indicó que porque no tenían visibilidad de cuántos sellos se vendían ni dónde, aunque luego admitió que se creó un sistema para así hacerlo, aunque dio algún problema, que, para mí, era más una cuestión técnica con solución.
 
Luego dice con alarma que los dineros de las ventas no iban diaria ni directamente a la cuenta del secretraio de Hacienda, sino al de la empresa, insinuando que esta pretendía tumbarse el dinero. “Necesito que me llegue [el dinero] el mismo día”, expresó.
 
¿Sabe usted cómo funciona la Lotería Electrónica? Exactamente igual a como funcionaban los sellos digitales con la empresa privada. Los comerciantes venden las jugadas y a la semana le pasan el dinero a la agencia. Le digo más, en el caso de la Lotería Electrónica, la empresa privada se queda con el 9 % de la venta y no lo pasa a Hacienda porque esa es su comisión, exactamente igual que ocurría con los sellos digitales. En el caso de los sellos, la comisión fluctuaba entre 3 y 5 %, y para Pizarro eso es alarmante. En el caso del IVU, es igual: los comercios somenten una planilla con un cheque al mes, no diariamente.
 
¿Sabe lo que contestó Pizarro cuando le cuestionamos si el modelo de los sellos digitales con la empresa privada era el mismo que el de la Lotería Electrónica? “No tengo la pericia para contestar”. ¿Hay que ser un perito para saber si los comercios que venden Lotería Electrónica pasan todo el dinero a la cuenta del secretario diariamente o si se quedan con la comisión? Era evidente que, si Pizarro admitía cómo operaba la Lotería Electrónica, se desmonoraba su argumento.
 
¿Cree usted que un puesto de gasolina va al banco todos los días a depositar el dinero cash producto de la venta de marbetes? Eso no se lo cree ni el mismo Pizarro. ¿Va a exigirle Pizarro a los que venden marbetes que depositen día a día lo que vendan?

 Sobre los puntos de ventas, Hacienda bajó de alrededor de 300 a cerca de 60 colecturías y 20 sucursales de Banco Popular. Dice que tienen hoy 190 puntos, pero parece estar contando varias empresas que tienen el servicio para autoconsumo, no para vender a particulares. Por lo tanto, no se puede considerar punto de ventas.
 
Le expusimos el ejemplo de que, en mi pueblo de Jayuya, cuando cierren la colecturía el mes de junio próximo, los ciudadanos tendrán que viajar 45 minutos a Ponce para un sello. En lo que pareció una burla, Pizarro dijo que cualquiera que viva en Jayuya puede montar en su casa su sistema de sellos e imprimirlos. Cuando me refiero a que parece una burla, es porque para usted poder instalar ese sistema tiene que tener computadora con internet, comprar un printer láser, tener número de registro de comerciante, certificación de no deuda y de radicación de planillas, registrarse en el Departamento de Estado, abrir una cuenta de banco para pagarle a Hacienda cuando imprima un sello y dar una fianza a la agencia. ¿Es una burla o no por parte de Pizarro a los ciudadanos? Dígame usted.
 
En el caso de la videolotería, Hacienda la tiene detenida porque el reglamento está en impugnación del tribunal. En este caso de los sellos, el reglamento también está impugnado en el tribunal, pero Pizarro dijo que no lo detendrá “porque no es lo mismo”. Juzgue usted si hay o no doble vara. De hecho, si este reglamento es invalidado por el tribunal, es posible que el Banco Popular tenga que devolver el dinero del cobro del cargo a los consumidores, todo por los manejos de Hacienda.
 
Tal y como en el caso de Walmart, en el de los sellos digitales Hacienda parece estar poniendo unos requisitos tailor made para esta empresa puertorriqueña que parece no ser o tener un “amigo del alma” de la administración de turno.
 
Esto es otra muestra de que el Gobierno es muy hábil desbaratando lo que funciona bien en manos de la empresa privada y en su justificación mienten sin ningún pudor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo