Columna de Yolanda Rosaly: ¡Un éxito las “recicladas” en NBL VIP!

Por Yolanda Rosaly @YolandaRosaly

En medio de la contienda por la corona de Miss Universe Puerto Rico 2016, que ya raya en lo ridículo y ni vale la pena mencionarlo, mejor sigo disfrutando de Nuestra Belleza Latina. Desde hace mucho estoy por comentar que fue una gran idea la de celebrar el décimo aniversario de este certamen teniendo como participantes a las que, irónicamente, aquí en la isla llaman despectivamente candidatas “recicladas”. Y, en realidad, contar con chicas que hayan participado en las ediciones pasadas de NBL (finalistas o muy destacadas) le imparte una garantía de una mayor calidad al proyecto en todo el sentido de la palabra. ¡Y eso es genial!

En honor a la verdad, debo confesar que, cuando supe de la idea, pensé ver a otras chicas que han participado en este concurso que, sin lugar a dudas, pudieron ser parte de la edición VIP de este año. Por ejemplo, las cubanas Alina Robert (2014) y Elizabeth Robaina (2012); Ivanna Rodríguez, de México (2012), Audris Rijo, de República Dominicana (2013), así como las boricuas Tatiana Delgado (2011), Gredmarie Colón (2011), Chanty Vargas (2012), Shalimar Rivera (2012) y Mónica Pastrana (2009), entre otras boricuas y de otras nacionalidades.

Imagino que diversas razones llevaron a la producción de NBL VIP a no contactarlas o, a lo mejor, a las antes mencionadas (y otras que realmente contaban con buenas posibilidades de ganar) no les interesó repetir la experiencia, pues han tomado otros caminos que le fueron más atractivos.

En fin, están las que están. ¡Y, por supuesto, le voy a Catherine Castro! Tuve el placer de conocerla y, aunque por poco tiempo, trabajar con ella. Puedo dar fe de que es una chica muy educada, dulce, agradecida, disciplinada y, claro, hermosísima. Desde que participó en la edición del año pasado estaba segura de que contaba con todas las cualidades para convertirse en la ganadora. Y, tras la experiencia adquirida, más aún en esta décima edición.

Como ya dije, desde la primera presentación, como programa de televisión, NBL VIP es una joya en lo que al desempeño de las candidatas se refiere, pues en el escenario y en cada reto se proyectan muy bien, lo que impacta positivamente al televidente.

Además, me parece superjusto volverle a dar la oportunidad a alguna de ellas porque, sin dudas, cualquiera de ellas pudo llevar la corona. Bueno, unas más que otras…

Así las cosas, a estas alturas creo que la gran competencia para Catherine es Bárbara Turbay. Setareh Khatibi, Clarissa Molina y Ligia de Uriarte son igualmente hermosas y talentosas, pero me parece que es Bárbara la que tiene todos los atributos necesarios para ser lo que realmente se busca en una belleza latina. ¡Y Catherine también!

Como todos ya saben y les he comentado, este es un certamen diferente que ha conseguido lo que ni Miss Universo ni Miss Mundo. En términos proporcionales, NBL ha logrado que prácticamente todas sus reinas hayan comenzado y desarrollado una carrera exitosa en los medios de comunicación. Y la mejor prueba lo fue, precisamente, la todavía reina, la dominicana Francisca Lachapel, quien a los pocos días de ser elegida comenzó a laborar como anfitriona en Despierta América y allí se ha quedado. El público y las encuestas la han favorecido a tal punto que de inmediato se convirtió en una de las animadoras fijas del destacado programa.

Como todo el mundo siempre dijo y hasta ella misma confesó, no era la favorita, pues no era “la más bella”. Pero sí todos coincidimos en que era la más talentosa, la de mejor proyección, la de más carisma y, sin dudas, muy hermosa. No te equivoques, Francisca.

Por su parte, Catherine no es la más alta, cosa en la que siempre todos suelen fijarse a la hora de seleccionar a una reina. Pero dicen que la grandeza se mide de la cabeza al cielo… ¡Adelante, Catherine! ¡Estoy y estamos contigo!
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo