Columna de Rafael Lenín López: Limbo

El retraso en la discusión del proyecto que sobre Puerto Rico se presentará en el Congreso de Estados Unidos, la no resolución del caso de la ley de quiebra criolla por parte del Tribunal Supremo federal y el hasta ahora fracaso en las negociaciones informales con los acreedores mantienen al país en un preocupante limbo que no nos permite visualizar nuestro futuro.

Este limbo que se vive pone de manifiesto la incompetencia de gran parte de la clase política dominante para articular un plan nacional que nos saque del atolladero y la caducidad del Estado Libre Asociado que conocemos como nuestro sistema político ante el mundo actual.

Los políticos, incumbentes y aspirantes, no se presentan como individuos revolucionarios ante la coyuntura que vivimos. Replantean las alternativas con vocabularios distintos como si el de a pie fuera tonto.

Llevamos meses dándole vueltas al tema de la junta de control fiscal y al proyecto congresional conocido como PROMESA sin entender que eso no estimulará la economía, sino que traerá únicamente un proceso duro y largo para resolver el desbarajuste fiscal que nuestros gobernantes no han podido atender.

Las únicas herramientas de desarrollo económico importantes de las que hablan dependen de la acción de Washington y allá no quieren aprobar nada que suponga una fuga de capital o impuestos para sus estados.

Ante el evidente desamparo de la metrópoli, urge una discusión sobre opciones de futuro que nosotros mismos podamos articular y desarrollar.  Sin embargo, todavía es la hora que La Fortaleza no ha presentado un proyecto de presupuesto para el próximo año fiscal, esperando la salvación del norte.  Al parecer no esperarán más y radicarán las medidas la semana que viene.

Está en entredicho, además, el mismo afán que reclaman nuestros políticos gobernantes al momento de hablar de sus esfuerzos ante la crisis humanitaria.

¿Cómo es posible que, a casi un año de pronunciarse el discurso del impago y con las representaciones diarias que hace el Banco Gubernamental de Fomento sobre sus negociaciones en Nueva York —que de paso han costado millones de dólares en viajes y cabildeos—, la primera reunión entre el gobernador y acreedores del ELA se lograra esta semana por la mediación del arzobispo de la Iglesia católica de San Juan?

¿Cómo es posible que se induzca abiertamente al secretario del Tesoro de Estados Unidos a una falsa representación de la llamada crisis humanitaria para apoyar los pedidos de ayuda al Gobierno federal sin una indignación mayor?

¿Acaso las escuelas y el Centro Médico, a donde llevaron al funcionario federal, no han tenido serios problemas operacionales y fiscales en momentos en que no hay problemas de liquidez por culpa de políticas administrativas equivocadas?

Hay un mal manejo del problema a todos los niveles y se mantiene al país en un limbo del cual, si no despertamos, se nos terminará de caer el techo encima.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo