Asegura que tus correos electrónicos hablen bien de ti

Los correos electrónicos son unas de las destrezas más importantes a manejar en el mundo moderno. Si tus correos dicen lo mejor de ti, logras mayor ventaja competitiva y éxito. Si es lo contrario, te pueden enajenar de clientes, compañeros de trabajo y hasta de oportunidades futuras. Mis sugerencias favoritas para crear una excelente impresión son:

1. Contesta, no importa qué. En menos de 48 horas confirma que recibiste el mensaje. Si no requiere acción, limítate a decir gracias o recibido. Si requiere respuesta, informa cuándo responderás. 

2. Si estás copiado, no contestes. Hay excepciones a la regla. Si estás copiado, la razón es puramente informativa. Deja que todos en la línea “to” sean quienes contesten, a menos que te inviten a participar en la conversación.

3. Sé breve y eficiente. No hagas a otros leer de más y ahorra tiempo para ti. Sé directo en por qué escribes o lo que necesitas. Un correo electrónico eficaz toma 45 segundos o menos leerlo.

4. Incluye un tema.  Asegura llamar la atención de quien lo recibe. En días recientes, yo envié uno con el tema “pregunta curiosa”. Causé curiosidad a quién lo escribí y hasta se me informó que lo adoptaría como tema, pues captó su atención.

5. Cuida el tono. Es complicado entender el tono de un correo electrónico. De seguro, por eso inventaron los emoticons.  Escribe sin molestia y sarcasmo. No incluyas letras color rojo, no escribas en mayúsculas o signos de exclamación en exceso, pues eso se interpteta como GRITAR de manera escrita. 

6. Léelo tres veces. Está probado que la primera vez se encuentran los horrores ortográficos; la segunda ocasión errores de sintaxis y la tercera está correcto. Un correo lleno de horrores habla de ti. La prisa no es excusa para escribir mal.