Columna de Alex Delgado: Anaudi y los candidatos a gobernador 2016

Por Alex Delgado @AlexDelgadoPR

El pasado viernes trascendió que Anaudi Hernández Pérez, principal recaudador de la campaña del gobernador, Alejandro García Padilla, y del presidente de la Cámara de Representantes, Jaime Perelló, se declarará culpable por cargos de corrupción, tras pagar sobornos a funcionarios públicos a cambio de la gestión de contratos, incluyendo servicios inservibles, como el caso del cuadro telefónico, precisamente, de la Cámara de Representantes.

Leí y ví personas celebrando, con sonrisas de oreja a oreja. Solo les faltaba descorchar una botella de champagne, lo que no dudo haya ocurrido en la noche. ¿Hay algo que celebrar? Una persona admitirá que se corrompió comprando funcionarios públicos para agenciarse dinero del pueblo. ¿Hay razón para celebrar? Realmente lo que debe producir es verguenza y decepción. Que si se acabó el Kaopectate, que si Perelló y Gerry García Padilla (hermano del gobernador) estan temblando, que si Anaudi los va a tirar al medio, que si esto, que si lo otro.

Ciertamente son animales políticos. Todo lo miden a base de política partidista, de cómo eso ayuda a su partido político a ganar las próximas elecciones, así se hayan llevado los clavos y la cruz. Señalan al partido en el poder, como si en el pasado no hubiese una cuerentena de acusados y procesados por corrupción, como si su partido estuviese limpio de polvo y paja. A mí no me dió alegría, más bien decepción y frustración de ver como se prometió un mejor Puerto Rico, un nuevo amanecer y fue un cuatrenio igual o peor a los demás. A veces quisiera que, en lugar de la crisis, esta administración tuviese más dinero en sus manos para el bien de la gente, pero luego recuerdo que aún en crisis botan dinero, y luego se me pasa.

El caso más evidente fue el de la Cámara de Representantes, en la que se cuaja el escenario para que Hernández Pérez se lleve un contrato de servicio telefónico que no funcionó. No se le falló en el pago mensual a Hernández Pérez, aún cuando éste le fallaba al pueblo al no brindar un servicio eficiente. Perelló y sus muchachos miraron hacia el lado mientras los cheques del pueblo les pasaban por el frente camino a la cuenta de banco del empresario. Sigo sin explicarme cómo Perelló, luego de saber que el cuadro no funcionaba y que se investigaba porqué le seguían pagando, dejó que la jauja siguiera. ¿No es eso botar el dinero del pueblo? Esto es una tragedia y no hay razón para celebrar.

Los que rieron y celebraron el viernes pasado tienen su alma tan torcida como la de Anaudi. Como les digo, yo sé que la única importancia que le dan al problema de la corrupción es cómo usarla en contra del enemigo de cara a unas elecciones. No importa si existe, si no se combate, menos cuánto se roben, solo importa cómo usar el tema de cara a una elección para treparse en el poder. Y les digo algo, los populares fueron igual en el 2000 y en el 2012. Los que celebraron ese año y los que celebraron el viernes están cortados con la misma tijera.

Yo no sé si Hernández Pérez hablará contra Jaime Perelló, los García Padilla o contra cualquier otra figura conocida. No sé si son las tarjetas finales de los federales, pero sin importar eso, no es momento de celebrar, más bien de mirar este caso reciente y reflexionar sobre el futuro, de mirar a cada uno de los candidatos que quieren convertirse en gobernador este año y ver si ignoran o se expresan sobre esta problemática que nos ha llevado a la crisis.

¿Que proponen?, ¿cómo piensan combatirla? Todos adjudican esta crisis financiera y económica al malgasto de nuestro dinero, de los chavos del pueblo y les pregunto, ¿no es con casos como los de Anaudi Hernández que se malgasta? ¿no es con la corrupcción? No he escuchado, del viernes para acá, a ningún candidato a la gobernación, especialmente de los tres potenciales ganadores, aprovechar este lamentable y trágico caso de Hernández Pérez para presentar y discutir propuestas que combatan la corrupción, lo que hace el panorama futuro de esta problemática igual de incierto que la solución, bajo esta administración, a la crisis fiscal que enfrentamos.

Espero escuchar a todos los candidatos a la gobernación sobre este tema en los próximos días y si alguno lo ignora, pues usted amigo lector, ya sabe lo que nos espera el el que lo ignore si gobierna en el próximo cuatrenio.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo