Columna de Francisco Zamora: Oscar López Rivera, Puerto Rico y la justicia

Por Francisco Zamora

La justicia es un término que se ha usado mucho en las últimas semanas. Pensemos en el caso de Lorenzo, el caso de los reos de Aguada, la terrible masacre en Orlando y otros sucesos a nivel internacional que nos hacen cuestionar qué es eso que llamamos justicia.

Hoy quiero escribir del caso del prisionero político Oscar López Rivera. Hace poco se celebró alrededor del mundo el día internacional en solidaridad con este señor que lleva 35 años en la cárcel por participar en la lucha de independencia de Puerto Rico. El reclamo es cada vez más grande y sin embargo aún no tenemos respuesta por parte del gobierno de los Estados Unidos, aún no tenemos justicia.

Aunque uno podría estar en desacuerdo con algunas de las estrategias o ideales de estos seres irreverentes de nuestra historia, nadie puede negar que cualquier persona que vive cárcel por sus convicciones es, al menos, digno de respetar. Otra cosa que no podemos negar es el gran llamado social para que se atienda la liberación de Oscar.

La coalición nueva que se ha formado para unirse a este reclamo de libertad para Oscar, freeoscarlopeznow.com, ha logrado unir sectores que en nuestro diario político están en competencia y conflicto y que difícilmente se unirían bajo otras circunstancias. A pesar de sus diferentes plataformas y estructuras políticas se han unido con un fin en común. Y es que los seres humanos somos seres que sentimos, no solamente somos pensamiento e ideas, somos puro sentimiento y eso nos une, más que separarnos, no importa que ideologías nos guíen.

Puerto Rico está en la mirilla del mundo entero, ya sea por Oscar, por la crisis, por la Junta, por nuestros deportistas, por artistas como Lin Manuel Miranda….el mundo entero nos mira. ¿Qué vamos a hacer? ¿Qué vamos a decir? ¿Cómo vamos a maximizar este tiempo en la pantalla grande?

Los seres de Autógrafo no se conformaron con vivir, fueron más allá, usaron su tiempo en la tierra de forma extraordinaria. Nos enseñaron cómo llevar una obra maestra a la pantalla grande, al marco del planeta donde vivimos.

La película que se cocina para la pantalla grande presenta las posibilidades de un mejor Puerto Rico, pero eso no surgirá de la nada. Es un paso adelante el ver que coaliciones como la de Oscar surgen, a pesar de las diferencias. En todo caso Oscar es un ejemplo de lo que puede ser un mundo guiado por los sentimientos. Oscar se debe sentir contento al saber que el mundo entero lo quiere libre. Eso nada más le debe brindar un nuevo sentido de justicia, un respiro lleno de fuerza y fe… y para el resto de nosotros, un rayo de  esperanza. 

Mira mis otros blogs en franciscozamora.tv

Loading...
Revisa el siguiente artículo