Locales

Inestable el servicio de agua potable en el barrio Jájome Abajo de Cayey

Residentes indican que llevan “como tres meses corridos donde llega el agua a las tres de la madrugada, y a media mañana se la llevan”.

Por años, los residentes del Barrio Jájome Abajo de Cayey han sufrido la falta constante de agua potable, pero con la pandemia y el calor del verano se ha intensificado la molestia de los residentes que, aún sin tener servicio eficiente, reciben la factura todos los meses de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA), que no ha presentado un plan realista para atender la situación.

Para Damaris González, quien lleva una semana sin agua, informa que “llevamos como tres meses corridos donde llega el agua a las tres de la madrugada, y a media mañana se la llevan, así no se puede vivir. Los vecinos nos indican que luego del kilómetro 7.1 en adelante en esta Carretera #708, camino a La Plena en Salinas, tienen servicio de agua. Pero para acá, todos los demás estamos a secas”.

Díaz, quien atiende a su madre Damaris López, del kilómetro 4.1 y enferma con varias condiciones, asegura que “en algunas ocasiones sube un camión rotulado de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados como a eso de las 11:00 de la mañana, pero no vemos solución. Tenemos unos vecinos bien mayores que la están pasando peor que nosotros, y esto es un abuso en verdad. Qué estarán haciendo para solucionar el problema, pues no lo sabemos. Uno llama a la AAA y cuando contestan, nadie sabe explicar”.

Por su parte, Doña Margarita Díaz, de 67 años, residente del kilómetro Carr#707, kilómetro cinco, hectómetro cero, lleva ya ocho días sin agua. “Estamos resolviendo con unos tanquecitos de agua que es solamente para bañarnos y limpiar los baños, no da para más, pero el problema es que compramos cajas de agua de galón, pero no rinde para mucho. Llevamos años con este abuso, no aguantamos más. Y encima la factura no falla, en eso son bien rapiditos”.

Díaz explica que en un mes normal, solamente llega el agua una semana. “Mira, yo tengo una prima encamada, en este vecindario hay un señor en silla de ruedas y la familia debe bañarlo en la misma silla. Yo tengo artritis y desgaste en una rodilla. Mi médico me recomendó que me cuidara, pues puedo perder esa rodilla. Esto es un abuso, uno llama a la AAA y no contestan. Esto es una responsabilidad de la corporación pública. Es lo peor, la factura llega con agua o sin agua, a mi me facturan hasta $25 o más, pero es que yo vivo sola, y siempre facturan sin agua. Es que si no la pago, me la cortan, ¿qué se supone que uno haga?”, cuestionó.

Otros vecinos del Barrio Jájome señalan que las personas que se dedican a labores agrícolas o cría de animales domésticos, no tienen más opción que limitar sus actividades a lo mínimo. “¿Cómo el gobierno pretende que haya comercio, y desarrollo económico o industrias sin siquiera tener agua potable por la que se paga tanto dinero?, ¡y encima quieren aumentarlos 5% en la factura a partir del 12 de julio de este año!, no hay derecho”, señaló un comerciante que prefiere mantenerse en el anonimato. “No sea que la vayan a coger con uno”, admitió.

El tema de la pandemia es otra de las preocupaciones de los vecinos de Jájome Abajo, ya que actualmente tienen que escoger entre rendir el agua o seguir la recomendación de lavarse las manos constantemente ante la amenaza del coronavirus. Los vecinos rogaron la atención del gobernador Pedro Pierluisi y de la Ing. Doriel Pagán Crespo, presidenta de la AAA, para solucionar la situación que aseguraron data de muchos años. Doña Margarita, quien lleva cerca de 25 años viviendo en esa comunidad, señala que “los pasados diez años más o menos han sido los peores en el servicio”.

Tags

Lo Último

Te recomendamos