Mundo

Plasma sanguíneo de recuperados de COVID-19 es efectivo en niños, revela estudio

La duración del efecto en el sistema inmunológico se presentó entre 14 y 21 días después de la transfusión

Investigadores del Johns Hopkins Medicine (Estados Unidos) publicaron en la revista científica ‘JCI Insight’ los resultados de un estudio realizado en 14 bebés y niños que demostraron que el plasma de convalecientes, un producto sanguíneo recogido de pacientes recuperados de la COVID-19, es seguro en niños de alto riesgo infectados o expuestos al virus.

El estudio demostró que los anticuerpos contra el SARS-CoV-2 se metabolizaban de forma similar en niños de todas las edades y pesos.

“Incluso una vez que se disponga de una vacuna contra el SARS-CoV-2 para todas las edades, habrá algunos niños inmunodeprimidos que no podrán obtener una respuesta inmunitaria lo suficientemente robusta de la vacuna, por lo que es increíblemente importante que estudiemos todas las terapias posibles para tratarlos”, afirmó el doctor Oren Gordon, autor principal del trabajo.

El plasma de los convalecientes se ha utilizado a lo largo de la pandemia de COVID-19 para proporcionar anticuerpos generados naturalmente contra el virus a las personas de alto riesgo.

Un reciente ensayo clínico de Johns Hopkins Medicine con más de mil adultos de alto riesgo, por ejemplo, descubrió que el uso de plasma al principio del curso de la infección puede disminuir el riesgo de hospitalización de los adultos en un 54%. Sin embargo, los datos sobre los niños han sido más difíciles de obtener.

En este nuevo estudio, diseñado para llenar el vacío de información y llevado a cabo entre mayo de 2020 y abril de 2021, 14 niños de entre 3 meses y 17 años recibieron plasma de convalecencia dentro de los cuatro días de exposición al coronavirus, o dentro de los cinco días de la aparición de los síntomas de COVID-19.

Seis de los niños fueron hospitalizados y los otros ocho permanecieron como pacientes externos. Todos los niños se consideraban de alto riesgo, con factores como la enfermedad pulmonar crónica, la parálisis cerebral, la insuficiencia hepática y el cáncer, que los hacían más propensos a desarrollar síntomas graves de COVID-19.

Los investigadores tomaron muestras de sangre de los niños durante los dos meses siguientes a las transfusiones para estudiar cómo sus cuerpos metabolizaban el plasma.

Tres de los participantes en el estudio desarrollaron una erupción temporal y no tuvieron más complicaciones. No se registraron otros efectos secundarios del tratamiento.

De media, 30 minutos después de la administración del plasma, los niveles de anticuerpos en la sangre de los receptores eran el 6.2% de la concentración de anticuerpos observada en los donantes.

Los investigadores también observaron que los niveles de anticuerpos disminuían de forma constante entre 14 y 21 días después de la transfusión de plasma. Esto, aunque también era de esperar, significa que los niños tratados con plasma de convalecencia no recibieron una protección duradera del tratamiento.

Tags

Lo Último

Te recomendamos