El olor de los bebés es tan adictivo para las madres como una droga, reveló estudio

El olor de los bebés es como una droga para las mujeres, especialmente para las madres.

Por Roxana Peña

Cuando tenemos bebés no podemos despegarnos de ellos, ni dejar de olerlos, pues su aroma es tan especial y único que nos provoca una sensación de paz y tranquilidad.

Y resulta que oler a recién nacidos es adictivo para las mujeres, en especial para las madres. Así lo reveló un reciente estudio, en el que se descubrió que el olor de los bebés es como una droga, activa los mismos circuitos de recompensa que algunas drogas.

Son los mismos circuitos que se activan cuando se come teniendo hambre o cuando un adicto recibe su droga, explica Johannes Frasnelli, investigador de la Universidad de Montreal.

El olor de un bebé recién nacido proporciona a las mamás un golpe de dopamina, el “químico del placer” del cerebro, por lo tanto, gratifica a la madre que abraza a su bebé con fuertes sentimientos de positividad y bienestar.

Así fue el estudio

Un equipo internacional de científicos de la Universidad Técnica de Dresden en Alemania, realizó una resonancia magnética (MRI) en el cerebro de 30 mujeres a medida que olían la pijama que habían usado los recién nacidos en sus dos primeros días de vida.

La mitad de las mujeres estudiadas eran nuevas madres, mientras que la mitad no tenían hijos y encontraron que sobre todo para las nuevas madres, el olor de un bebé recién nacido activa los mismos centros de placer y de recompensa en el cerebro de una mujer como lo hacen las drogas para un adicto, o la comida para los hambrientos.

“Lo que hemos mostrado por primera vez es que el olor de los recién nacidos, que forma parte de estas señales, activa el circuito de recompensa neurológica en las madres. De hecho, es la satisfacción del deseo”, dijo Frasnelli.

El olfato y el olor del recién nacido activan el “vínculo” afectivo mamá -bebé, razón de mas para no separar al recién nacido de su madre al nacer.

“Todo lo que el bebé hace es dormir, llorar, y aparte de eso hay que cambiarle los pañales. Sin embargo, la mayoría de los padres dicen que esto es lo más hermoso que les ha pasado. Y entonces, ¿cómo funciona esto? El sentido del olfato nos ayuda a entender los mecanismos que hacen que este apego sea muy fuerte".

Esta investigación no es la primera que relaciona la gestación y los olores. Uno de los principales síntomas del embarazo es que el olfato se dispara, dos de cada tres mujeres experimenta alteraciones en ese sentido.

“El vínculo madre-hijo es parte del sentimiento de amor maternal y es producto de la evolución por selección natural en un ambiente donde tal vínculo es esencial para la supervivencia del recién nacido”, explican los investigadores.

Te recomendamos en video

Loading...
Revisa el siguiente artículo