La niña rusa en silla de ruedas a la que Cristiano Ronaldo le cambió la vida

En 2017, Polina Haeredinova, una niña de 11 años quien padece espina bífida conoció al famoso futbolista portugués Cristiano Ronaldo y la maravillosa experiencia le cambió la vida.

Por Roxana Peña

En 2017, Polina Haeredinova, una niña de 11 años quien padece espina bífida conoció al famoso futbolista portugués Cristiano Ronaldo y la maravillosa experiencia le cambió la vida.

La niña rusa entró al campo de fútbol junto a Ronaldo en una silla de ruedas en la ceremonia previa al partido que disputaron Portugal y Rusia en el estadio del Spartak de Moscú de la pasada Copa Confederaciones.

En esa oportunidad intercambiaron regalos, y el jugador del Real Madrid le regaló su camiseta.
A un año de esa maravillosa experiencia la niña dijo durante una entrevista en el diario Récord de Portugal, que siempre estará agradecida con Cristiano, pues le cambió la vida y pudo alcanzar sus sueños.

"Cuando le conocí quise ser tan fuerte como él, me dio fuerzas para luchar, quise levantarme, empezar a caminar y hacer realidad ese sueño. Hizo que mis sueños se hicieran realidad porque es un símbolo y tan fuerte… Ronaldo fue muy importante para alcanzar mis sueños", aseguró Polina.

La enfermedad de Polina le impide caminar, pero aún así juega al fútbol como portera.

"Ronaldo fue muy importante porque, después de conocerlo, me abrí una cuenta de Instagram, empecé a entrenar y a ser más fuerte. Conocer a una persona como Ronaldo me convirtió en una persona más fuerte".

El ejemplo de Cristiano Ronaldo impulsó a Polina a luchar, pero la Fundación Ronald McDonald también fue clave para que cumpliera su sueño ya que construyó un exoesqueleto para que pudiera ponerse de pie y dar algunos pasos.

Te recomendamos en video

Loading...
Revisa el siguiente artículo