Deportes

El Atlético dice adiós a Europa en una noche para el olvido

El conjunto dirigido por Simeone vuelve a tropezar en Europa (2-1) y dice adiós a Europa en fase de grupos. Joao Felix, Gimenez, Saul y el propio Simeone, los más criticados

Irreconocibles. Pocas son las palabras que pueden describir el partido de hoy por parte del conjunto rojiblanco. Un Atlético sin ADN, sin intensidad y sin ganas de querer seguir en Europa se ha visto sobrepasado otra noche más. Tras varias semanas en las que todo parecían malas noticias, el Atlético dependia de si mismo para seguir en competiciones europeas, aunque fuera en la Europa League (al igual que el Barcelona).

Simeone hacía uso de toda la artillería para enfrentarse a un Oporto que ya clasificado, se jugaba el primer puesto con la sorpresa de este grupo, el Brujas.

La alineación del técnico argentino nos indicaba que el conjunto español saldría a por todas desde el inicio. Nada más lejos de la realidad, se vio reflejado un Atlético irreconocible que se vio superado en todas las facetas del juego.

Cinco minutos tardó el conjunto portugues en adelantarse y reflejar las carencias que tiene el conjunto de la capital española en defensa. Pepe armó la jugada por banda derecha y después que Evanilson ganara a Gimenez en velocidad, el brasileño cedió para que Taremi resolviera sin oposición alguna de los colchoneros.

El gol fue un jarro de agua fría para el conjunto español, que a la vez les devolvía a la cruda realidad por la que están pasando. No son buenos tiempos.

Un cuarto de hora más tarde, un desajuste (una más) de Savic,  permitía a Galeno ganar un balon en tierra de nadie. Fue el más rápido y cedió a su compañero Eustaquio, que fusilaba ante la incredulidad de Oblak.

Si ese segundo gol no llegó antes y si antes del descanso no hubo un tercero fue cosa de Oblak, que primero negó la de Galeno y después la de Otavio.

Tras el paso por los vestuarios y para desastre de los visitantes, el partido seguía con un dominador claro: el Oporto. Los cambios favorecieron al conjunto visitante, pero era muy tarde.

De hecho, embocó Griezmann, pero en una jugada que Orsato había anulado pitando falta previa a De Paul. Y luego apareció Diogo Costa para negar las de Correa y Carrasco.

Ya en el descuento, Marcano marcó en propia puerta en el único gol de los visitantes. Para más desgracia, el Leverkusen empató 0-0 frente al Brujas, un resultado que les deja fuera de las rondas finales de Europa. Una noche para el olvido donde son muchos los que salen perjudicados.

Tags

Lo Último

Te recomendamos