Un 58 por ciento de los residentes de Estados Unidos hablan un idioma diferente, además del inglés, reveló hoy la Oficina del Censo de EEUU a través de un mapa interactivo en línea.

A través del mapa interactivo se localiza con precisión la diversidad de idiomas hablados en hogares estadounidenses, acompañado de un informe detallado sobre las tasas de dominio del idioma inglés y el creciente número de personas que hablan otros idiomas.

El 2011 Language Mapper (Cartógrafo del Idioma 2011) muestra los lugares de residencias de personas que hablan idiomas específicos que no sean inglés, con puntos que representan cuántas personas hablan cada uno de los diferentes idiomas.

Para cada idioma, el cartógrafo muestra la concentración de aquellos que informaron que hablan inglés menos de "muy bien", una medida de dominio del idioma inglés.

La herramienta usa datos recopilados mediante la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense desde 2007 hasta 2011.

El informe muestra que más de la mitad (58 por ciento) de los residentes en Estados Unidos hablan un idioma que no sea inglés, así como también hablan el inglés "muy bien".

De los 60.6 millones de personas que hablaban un idioma que no sea inglés en el hogar en 2011, casi dos terceras partes (37.6 millones) hablan español.

Reflejando la tendencia general, el porcentaje de hispanohablantes en el hogar aumentó de 12.0 por ciento en 2005 a 12.9 por ciento, en 2011.

Sin embargo, y contrastando con la tendencia general, el porcentaje de los que hablaban español en el hogar pero hablaban inglés "menos que muy bien" disminuyó de 5.7 por ciento a 5.6 por ciento en el período.

El informe muestra, además, que el porcentaje de los que hablan inglés "menos que muy bien" aumentó de 8.1 por ciento en 2000 a 8.7 por ciento en 2007, pero permaneció en 8.7 por ciento en 2011.

"Este estudio proporciona evidencia del creciente papel de idiomas diferentes del inglés en el tejido nacional", dijo una especialista en estadísticas de la Filial de Educación y Estratificación Social de la Oficina del Censo y autora del informe, Camille Ryan.

Además de inglés y español, en 2011 otros seis idiomas eran hablados en el hogar por al menos un millón de personas: chino (2.9 millones), tagalo (1.6 millones), vietnamita (1.4 millones), francés (1.3 millones), alemán (1.1 millones) y coreano (1.1 millones).

La prevalencia de personas hablando idiomas que no sean inglés en sus hogares varió considerablemente de estado en estado, desde 44 por ciento de la población en el estado de California hasta dos por ciento en West Virginia.

Laredo, Texas, encabezó a todas las áreas metropolitanas con 92 por ciento de los residentes de cinco años y mayores hablando un idioma que no sea inglés en el hogar.

Las áreas metropolitanas y micropolitanas en el oeste, sur y noreste de Estados Unidos tendieron a tener mayores niveles de personas hablando idiomas que no sean inglés en el hogar.

De los hispanohablantes, el 45 por ciento de los ciudadanos naturalizados nacidos en el extranjero hablaba inglés "muy bien" en comparación con el 23 por ciento de los no ciudadanos nacidos en el extranjero.

Aquellos que nacieron en Estados Unidos, tenían al menos un título universitario o preparación académica.

El reciente incremento de hablantes de idiomas que no sean inglés continúa una tendencia que ya se remonta a tres décadas.

Entre 1980 y 2010, el número de personas que hablaba un idioma que no sea inglés aumentó 158 por ciento, en comparación con 38 por ciento para la población general.

La septuplicación de los que hablan vietnamita constituyó el mayor aumento en porcentaje entre 17 de los idiomas más comunes, a la vez que los hispanohablantes tuvieron la mayor ganancia numérica (25.9 millones).

En contraste, el número de personas que hablaban italiano, alemán, polaco, yiddish y griego disminuyó en el período.

Los idiomas disponibles en el mapa interactivo son español, francés, francés criollo, italiano, portugués, alemán, ruso, polaco, persa, chino, japonés, coreano, vietnamita, tagalo y árabe.