El juez superior Daniel López González dictó el miércoles contra el exalcalde de Cidra, Ángel "Wiso" Malavé Zayas, una sentencia de nueve años con siete meses y nueve días, de los cuales uno es de reclusión domiciliara y el resto será en sentencia suspendida. Malavé, quien fue encontrado culpable por un jurado de actos lascivos, se mantuvo cabizbajo mientras el juez pronunció la sentencia.

El exalcalde será incluido en el Registro de Ofensores Sexuales y tiene 10 días para pagar una multa especial. Malavé Zayas no podrá consumir drogas ni alcohol ni frecuentar lugares donde se vendan bebidas ni drogas.

Antes de la lectura de la sentencia, tres de las víctimas expresaron al tribunal los daños emocionales y económicos sufridos.

“Desde ese momento tan horrible en mi vida nunca volví a ser la misma. Se afectó mi autoestima, caí en una profunda depresión, sentí el gran dolor de la traición al enfrentar personas que dudaban que este señor, Ángel Malavé Zayas, a quien nunca le fallé, se atreviera a semejante atrocidad”, expresó en sala Madeline Ortiz con voz entrecortada al relatar como su familia sufrió la situación.

“(Afectó a) mi hija, en su inocente infancia tuvo que ser partícipe de un proceso de adultos que le afectó en su escuela. A mis padres, amigos de este señor, quienes sintieron la traición en lo más profundo. A mis hermanos, que fueron objetos de burla ante la incredulidad de seres que comentaban a su alrededor para ofenderlo. A mi trabajo que no pude seguir y el valor que tuve para levantarme y denunciar estas atrocidades”, agregó.

Mientras tanto, Marilyn Díaz Montalbán también relató cómo se ha visto afectada su familia por esta situación. “Durante estos cinco años, mi núcleo familiar se ha afectado ya que mis hijos han visto llorar a su progenitora, sumergida en una depresión. Su hija preguntaba por su madre que no veía hace tres días. Su madre estaba cautiva en el cuarto porque no quería contacto con nadie”, relató al asegurar que no se prestó al silencio ni por dinero ni por altos puestos.

“Todavía estoy en proceso de sanación. Estoy en tratamiento. Me afecta muchísimo ir a trabajar, pero como madre tengo que echar mis hijos adelante. Sigo en tratamiento. No me siento bien”, añadió.

Por su parte, Nydia Santos Díaz expresó que “han sido casi cinco años que hemos soportado el discrimen, la marginación, el atropello, las calumnias y las burlas por denunciar una realidad por la que fuimos víctimas. Nos vimos afectadas en el plano emocional. Confiamos en su sabiduría, honorable juez”.

Durante el proceso, los abogados de Malavé indicaron que su defendido cambió su alegato a uno de culpabilidad en otro caso que tenía pendiente por violación al Artículo 8.010 de la Ley Electoral y que no estaba incluido en el permiso que otorgó el Tribunal Supremo para transmitir la sentencia por el caso de actos lascivos.

Sin embargo, posteriormente, el asunto se resolvió y Malavé fue sentenciado por ambos casos. La sentencia de actos lascivos fue transmitida y luego la prensa salió de sala mientras se completaba el proceso del otro caso.

El 27 de septiembre un jurado encontró culpable al exalcalde del Municipio de Cidra, en los 11 cargos contra cinco exempleadas del ayuntamiento.

Contra Malavé Zayas, quien fungió por 24 años como alcalde, se presentaron varios cargos por infracción al Artículo 144 del Código Penal de Puerto Rico, que tipifica el delito de actos lascivos, uno por infracción al Artículo 255 y otros por infracción al Artículo 201.

En la vista de causa para arresto se determinó causa contra el imputado por los cargos sobre actos lascivos, uno por infracción al Artículo 255 y seis por infracción al Artículo 201 del Código Penal. Posteriormente, se celebró la Vista Preliminar y Vista Preliminar en Alzada, en la cual se determinó causa probable para acusar por tres delitos de actos lascivos y por los delitos imputados por infracción al Artículo 201 del Código Penal.

Durante la Vista Preliminar celebrada los días 9 y 10 de febrero de 2011, las perjudicadas declararon sobre el comportamiento del acusado hacia ellas cuando trabajaban en la oficina del acusado y específicamente, sobre comentarios de connotación sexual hechos por el exalcalde Malavé Zayas.