El representante Carlos Vargas Ferrer, del Partido Popular Democrático (PPD), presentó hoy dos resoluciones (RC 881 y 882) para investigar la posibilidad de sembrar y exportar marihuana de uso industrial en la Isla y determinar qué terrenos podrían estar disponibles para ese propósito.

En la primera resolución, será la Comisión de Seguridad Pública y para el Desarrollo de Iniciativas contra el Crimen y la Corrupción de la Cámara la que deberá determinar la posibilidad de desarrollar el cultivo e industrialización del cáñamo, cannabis no psicoactivo o “hemp” con vías a la exportación de sus productos derivados y finalizado.

Mientras, la segunda resolución ordena a la Comisión de Agricultura de la Cámara a buscar terrenos disponibles y crear un programa piloto, que sea parte del Colegio de Ciencias Agrícolas de la Universidad de Puerto Rico (UPR) Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) y bajo la supervisión del Departamento de Agricultura.

Con estas medidas, se propone se estudie la viabilidad sobre si actualmente existen impedimentos en las leyes locales como federales que limiten de alguna forma el cultivo de cáñamo, cannabis no psicoactivo o hemp, en Puerto Rico. Por otro lado, que paralelamente se indague la disponibilidad de terrenos para destinarlos a este cultivo y la viabilidad de crear un plan piloto de implementación”, expresó Vargas por escrito.

Sus propuestas surgen luego de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, convirtiera en ley el proyecto de la Cámara de Representantes federal, conocido como Agricultural Act of 2014, que faculta a las instituciones a nivel superior y los departamentos de agricultura estatales para crear programas pilotos para la producción industrial del hemp.

Según el legislador, sobre 25 mil productos forman parte del mercado global del hemp. Mientras, en Estados Unidos las ventas al detal de productos de cáñamo alcanza los $500 millones anuales.

Los derivados del cáñamo son utilizados para crear textiles, biocombustibles, materiales de construcción y hasta paneles y forros interiores de vehículos, como lo hacen actualmente las manufactureras de automóviles BMW y Volkswagen.

Esta particular planta contiene niveles muy bajos o casi ningún rastro del componente psicotrópico de la marihuana tradicional tanto así que el cáñamo o 'hemp' está expresamente excluido de la definición de la marihuana”, destacó el representante.

El hemp, conocido como cáñamo o cáñamo industrial, es una variedad de la planta Cannabis sativa y el nombre de la fibra que se obtiene de la misma. Aunque lleva siglos utilizándose para crear sogas, velas y otros textiles, en el siglo 20 fue cuando redujo su producción por la prohibición de la marihuana. El papel, la celulosa y el biocombustible también se pueden crear con el hemp.