El predicador José Joaquín “Yiye” Avila falleció hoy a los 87 años, en su residencia de Camuy, confirmó el presidente de la junta administrativa del Ministerio Cristo Viene y de la Cadena del Milagro, Tommy Figueroa.

Avila murió alrededor de las 9:30 de la mañana mientras dormía y “súbitamente”, contó la pastora Wanda Rolón.

Avila, quien recibió el reconocimiento a su labor de líderes religiosos, sociales y políticos, nació en Camuy el 12 de septiembre de 1925.

En 1960 reveló haber tenido una experiencia con Jesús y se convirtió a la fe cristiana tras ser sanado, según su testimonio, en forma milagrosa.

Deportista (jugó en la Doble A y fue fisicoculturista), evangelista y pastor cristiano evangélico, se dedicó a viajar llevando su mensaje religioso y creó el Ministerio Cristo Viene en Camuy y una estación de televisión, Cadena del milagro (1988), que transmite a más de 128 países.

“Nuestro hermano evangelista 'Yiye' Avila esta hoy caminando por las calles de oro. El siervo ha partido a morar con el señor”, dijo Figueroa.

Rolón, en tanto, sostuvo que “es una pérdida para todo el mundo. 'Yiye' Avila alcanzó millones de personas por su testimonio. Estaba delicadito de salud, había sufrido algunos derrames cerebrales, pero dentro de todo estaba activo en el ministerio. Era un hombre jovial, alegre y feliz. Todos sentimos la pérdida”.

La muerte del religioso motivó incluso unas expresiones del gobernador Alejandro García Padilla, quien lamentó el fallecimiento de Avila, de quien destacó su contribución a la “educación espiritual”.

“Mi familia y yo lamentamos la pérdida irreparable del conocido y apreciado evangelista puertorriqueño Joaquín 'Yiye' Ávila. Nos unimos al dolor que embarga a su familia y a la comunidad religiosa a la cual sirvió por más de 50 años y les extendemos nuestro sincero pésame”, declaró el mandatario en declaraciones escritas difundidas por La Fortaleza.

García Padilla recordó “las contribuciones positivas que el reverendo Ávila hizo al mundo de la educación espiritual. Esperamos que la gracia y la misericordia de Dios se hagan realidad en su familia y entre sus seres queridos”.